Aunque cada raza de perro madura a un ritmo diferente, los cachorros deben evitar masticar huesos hasta por lo menos los 4-6 meses de edad. Los dientes de los cachorros son más afilados y frágiles que los de los adultos, y pueden dañarlos y correr el riesgo de asfixia si se les dan huesos antes de que estén preparados. Los mordiscos de los cachorros y los objetos personales roídos irritan a los dueños, pero masticar es un comportamiento natural en un perro joven.

¿Cuáles son los riesgos de dar huesos a los cachorros?

Los cachorros en fase de dentición pueden rechinar sus dientes inmaduros sobre un objeto duro, como un hueso o un juguete duro, pero pueden roer materiales más duros cuando los dientes estén completamente desarrollados. Cuando el cachorro tenga edad suficiente para masticar huesos, lo mejor es consultar a un veterinario para asegurarse de que los dientes del perro son lo bastante fuertes como para soportar un hueso crudo o un juguete duro. Sin embargo, un gran número de veterinarios se oponen a alimentar a los perros con cualquier tipo de hueso.

Aunque los huesos verdaderos tienen ventajas, como evitar que mastique sus cosas, muchos veterinarios creen que los riesgos de lesiones superan a los beneficios. Dado que existen tantas alternativas a los huesos, es posible que su veterinario le recomiende utilizar juguetes comestibles o masticables en lugar de huesos. Tanto si eliges un hueso como un juguete natural para tu cachorro, asegúrate de vigilar de cerca a tu mascota para que no se atragante ni se trague un trozo.

LEA TAMBIÉN:
¿Por qué los perros te lamen la cara? 6 razones y cómo detener el lamido excesivo

¿Qué tipos de huesos son seguros para los cachorros?

Los mejores huesos para dar a su perro son los de cordero y ternera crudos, pero evite cortes de carne como costillas, chuletas, chuletones y cualquier parte con bordes angulosos afilados. Los huesos grandes con extremos redondeados son ideales para cachorros y perros adultos. Evite a toda costa dar a su can huesos cocidos.

Cuando los huesos se cocinan, pierden masa y se vuelven quebradizos. Una pequeña astilla en un hueso puede dañar las encías de su perro o provocar problemas intestinales mortales. La asfixia también es más probable con los huesos cocidos, ya que incluso un cachorro puede romper un trozo grande e intentar tragárselo.

Cuando manipule huesos crudos, asegúrese de desinfectar cualquier superficie sobre la que se hayan colocado y lávese las manos después de tocarlos. Los patógenos presentes en los huesos crudos pueden contaminar las superficies donde se preparan los alimentos y provocar enfermedades de transmisión alimentaria en los seres humanos.

¿Qué recomiendan los veterinarios para los cachorros?

Los propietarios de perros que abogan por alimentar a los perros con huesos crudos afirman que los huesos son más nutritivos y beneficiosos que los juguetes. Aunque los huesos contienen fósforo y calcio, los perros no pueden beneficiarse de estos minerales a menos que se muelan y se añadan a su comida. Los únicos beneficios nutricionales de un hueso crudo proceden de los trozos fibrosos de carne y tejido conjuntivo que quedan en la superficie, y el can sólo tarda unos minutos en consumir esos sabrosos bocados. Moler los huesos aporta nutrientes esenciales, pero el perro no hace ejercicio masticando.

LEA TAMBIÉN:
¿Cuántas proteínas necesitan los perros senior?

Debido a su experiencia en el tratamiento de perros con lesiones óseas, los veterinarios suelen ser contrarios a los huesos crudos, las golosinas de hueso y, desde luego, los huesos cocidos. En lugar de huesos, los expertos recomiendan utilizar juguetes de cuerda trenzada y productos de goma para tu cachorro.

Reflexiones finales

Vivir los años de cachorro de su mascota es una etapa emocionante que nunca olvidará, pero también tiene sus inconvenientes. Los cachorros son atrevidos, inexpertos y vulnerables a muchos peligros de su hogar, y depende de sus familias humanas mantener a sus mascotas seguras y sanas. La alimentación con huesos, como ha visto, es un tema controvertido. Las novelas, las películas e incluso la música han amplificado el estereotipo de los perros que mastican huesos de verdad, pero la cultura popular rara vez destaca los riesgos. Dar huesos crudos a su cachorro es una elección personal, pero no olvide que puede comprar algunos juguetes no tóxicos que duran meses y ayudan con la dentición en lugar de visitar al carnicero cada semana.