Los gatos no suelen necesitar ayuda en el departamento de aseo. Esto es algo de lo que pueden ocuparse ellos mismos. Los baños regulares no son necesarios para la mayoría de los gatos sanos.

Sin embargo, el corte y el recorte de las uñas deberá ser realizado por usted o por un profesional. A veces los gatos simplemente se ensucian. Entrar en una habitación recién pintada o pasear por el garaje puede hacer que se cubran de pintura o grasa. Entonces necesitarás un baño para limpiarlos de nuevo.

Si su gato está ansioso por el aseo, hay algunas cosas que puede hacer para calmarlo. Lea estos consejos y trucos para calmar a su gato para el aseo y hacer la experiencia más fácil para ambos. Existen otros consejos para bañar a su gato.

Seis consejos y trucos para calmar a su gato para el aseo

Si tienes un gato, sabes que tendrás que hacer al menos un cierto aseo de vez en cuando. Los gatos necesitan ayuda para mantener sus uñas cortadas. Cepillar su pelaje ayuda a mantenerlo brillante, suave y sin enredos. También ayuda a eliminar el pelo suelto, que de otro modo acabaría en la casa o en el estómago de su gato, convirtiéndose en una bola de pelo.

He aquí algunas ideas para intentar facilitar todo el proceso.

1. Comenzar lentamente

Los gatos pueden sentirse ansiosos cuando empezamos el proceso de acicalamiento, ya que no es algo que hagamos normalmente. Desviarse de una rutina establecida hace que los gatos se sientan incómodos. Empieza poco a poco y no te precipites en el proceso. Si no terminas, siempre puedes tomar un descanso y terminar más tarde.

Empiece mostrando al gato el cepillo, el peine o la maquinilla y permítale olerlos y examinarlos. Esto le ayudará a darse cuenta de que las herramientas de aseo no son una amenaza para ella. Si nota que su gato está ansioso o nervioso, intente hablarle en un tono tranquilizador y, una vez que se calme, ofrézcale sus golosinas favoritas como refuerzo positivo.

LEA TAMBIÉN:
¿Está mi gata en celo? 7 formas de saber si tu gata está en celo

2. Construir una nueva rutina

Llevar el cepillo con regularidad puede ayudar a su gato a aprender que esto es parte de una nueva rutina ahora y no algo que debe temer. Si es posible, elija el mismo día de la semana, alrededor de la misma hora, para las sesiones regulares de cepillado.

3. Preste atención a su lenguaje corporal

Los gatos pueden tardar un tiempo en sentirse relajados. Si su lenguaje corporal muestra que no se siente bien, es mejor parar y darle un respiro.

Los signos de que su gato está incómodo incluyen:

  • Orejas que se mueven, giran o son planas
  • Mueve la cola
  • Lamerse los labios
  • Congelación en el lugar
  • Gruñidos o siseos
  • Intentar morder o arañar

4. Utilice un spray de feromonas

Los sprays de feromonas pueden relajar a los gatos y calmar su ansiedad. Algunos gatos no reaccionan en absoluto a ellas, pero vale la pena probarlas si tienes un gato muy estresado. Puede rociar este spray en sus manos y acariciar suavemente a su gato, o puede utilizar un difusor con enchufe y hacer que las feromonas se dispersen por toda la habitación.

5. Considerar un sedante

Antes de dar a tu gato cualquier tipo de sedante, habla primero con tu veterinario. No le des a tu gato nada, ni siquiera algo sin receta, sin la aprobación de tu veterinario. Si te cuesta mantener a tu gato tranquilo durante el aseo, un sedante puede ayudarte. Debe utilizarse con moderación y sólo cuando sea necesario.

Si tu gato necesita un baño y no puedes calmarlo lo suficiente con los métodos anteriores, un sedante podría ser útil. Esto también se aplica si tienes que cortar las uñas de tu gato.

LEA TAMBIÉN:
¿A qué distancia de casa deambulan los gatos domésticos?

Hablar con su veterinario le ayudará a decidir qué sedante es seguro para su gato. También sabrás qué dosis debes darle y cómo administrarla. Esto puede hacerse en la consulta de tu veterinario para que le corten las uñas a tu gato, o puedes utilizarlo en casa y cortarle las uñas tú mismo.

6. Utilice un profesional

Si su gato necesita ser aseado, una peluquería profesional puede ser la mejor opción. Es posible que tenga que sedar a su gato antes de ir al salón de belleza para gatos, pero en muchos casos no es necesario. Los profesionales disponen de las herramientas necesarias para inmovilizar a su gato y así poder acicalarlo rápida y fácilmente sin que se produzcan lesiones. Cuanto menos a menudo tenga que pasar su gato por este calvario, mejor. Si no es necesario utilizar un sedante, es aún más seguro para ella.

Consejos adicionales para el aseo

Intenta que las sesiones de cepillado sean de 5 a 10 minutos. Es una buena idea establecer un objetivo a corto plazo que te permita parar antes de que tu gato se estrese. Aumente gradualmente los intervalos de tiempo hasta que su gato le permita completar una sesión completa de acicalamiento. Intenta cepillar a tu gato una o dos veces por semana para que se familiarice con la rutina y mantenga su pelaje limpio.

Los gatos de pelo largo pueden necesitar un cepillado diario para mantener los enredos y la suciedad fuera de su pelaje.

La mascota de su gato

Los gatos no necesitan baños a menos que estén muy sucios, se hayan metido en algo pegajoso u oloroso, o estén enfermos y demasiado débiles para limpiarse.

LEA TAMBIÉN:
5 remedios caseros para el estreñimiento del gato

La mejor manera de hacerlo es llenar un lavabo o una bañera con unos centímetros de agua caliente. El sonido del agua corriente puede asustar a los gatos, por lo que hay que preparar el agua antes de introducirlos.

Levanta suavemente al gato y colócalo con las patas por delante en el agua. Dale tiempo para que se acostumbre al agua y háblale con un tono calmado.

Con la mano o una taza, moje al gato desde la nuca hasta la base de la cola. Masajea su pelaje con un champú apto para gatos y acláralo bien con la taza o con una manguera de aspersión, si puede estar tranquilo.

Si todo lo demás falla y su gato no se relaja lo suficiente como para dejar que lo bañe, pruebe con toallitas de aseo. Se trata de paños prehumedecidos con agentes limpiadores que actúan para eliminar la suciedad y la mugre del pelaje. Limpie a su gato como si lo acariciara y báñelo sin agua.

Reflexiones finales

Asear a los gatos no es un trabajo fácil. Recuerde que debe hablar con su veterinario antes de dar a su gato cualquier sedante. Si lo has probado todo y nada funciona, considera la posibilidad de llevar a tu gato a un peluquero profesional. Puede que no esté tan tranquila como te gustaría, pero la sesión de acicalamiento durará menos y será más completa. Esto, en última instancia, les evitará largos periodos de ansiedad. Esperamos que estos consejos y trucos te hayan resultado útiles para mantener a tu gato tranquilo durante el proceso.