Los gatos, como nosotros los humanos, son animales de sangre caliente. Esto significa que nuestro metabolismo nos permite controlar nuestra temperatura corporal, en lugar de depender completamente de nuestro entorno, como en los reptiles. Sin embargo, hay un límite. Al igual que nosotros no podemos sobrevivir a largos periodos con temperaturas excesivamente frías, tampoco nuestros amigos felinos pueden hacerlo.

Los gatos necesitan mantenerse dentro de una determinada temperatura ambiental para sobrevivir. Dicho esto, las diferentes razas tienen diferentes tolerancias al frío. Por ejemplo, el gato de los bosques de Noruega tolera mejor el frío que el gato Mau de Arabia. En cualquier caso, mantener a su gato abrigado durante el invierno le ayudará sin duda a mantenerse sano. Siga leyendo para conocer algunas ideas sencillas que le ayudarán a hacerlo de forma segura.

Refugio

Sea cual sea la estación del año, todo gatito debe tener siempre acceso a algún tipo de refugio. En lugares con temperaturas invernales muy frías, lo ideal es que todos los gatos se mantengan en el interior y se protejan de las bajas temperaturas. Si su gato no es un gato de interior y está acostumbrado a las puertas de la gatera o a las puertas automáticas para gatos, asegúrese de que estas entradas al refugio funcionen siempre y no estén nunca cerradas con llave, especialmente durante la temporada de invierno. Si su gato vive normalmente en el garaje o en un sótano durante las estaciones de invierno extremas, debería considerar la posibilidad de trasladarlo al interior, donde hace más calor. Todos los gatos deberían tener un refugio para mantenerse secos, calientes y a salvo del frío invierno. El hecho de que hayan superado el invierno pasado no garantiza su seguridad este año.

¿Está cansado de perder horas buscando una cama en la que su mascota realmente quiera dormir? No busque más. La cama Hepper Nest está diseñada para ofrecer el máximo confort. Diseñado con una cómoda forma de cuenco para acunar a su bebé peludo y un inserto de vellón, le costará mucho despertar a su mascota de su siesta diaria. Haga clic aquí para obtener el suyo hoy mismo. En Pet Keen, hemos admirado a Hepper durante muchos años y hemos decidido tomar una participación mayoritaria para beneficiarnos de los excepcionales diseños de esta empresa de gatos.

Aislamiento

Al tener un cuerpo más pequeño, los gatos tienen una mayor parte de su masa total expuesta al medio ambiente y, en consecuencia, pierden calor corporal más rápidamente que las criaturas más grandes. Darles un lugar más pequeño y aislado para pasar el tiempo ayuda a mantener su temperatura corporal. Un espacio más compacto añadirá una capa extra de aislamiento que es más cálida que una habitación grande y abierta. Las camas tipo loft, las camas aisladas para gatos con techo, el vellón, las cuevas de felpa para gatos -o incluso, si su presupuesto es muy limitado, una caja de cartón- proporcionarán un aislamiento adicional y ayudarán a su gato a mantenerse caliente en invierno.

LEA TAMBIÉN:
Cómo recoger correctamente a un gato en 3 sencillos pasos

Mantas

Dale a tu gato peluches y mantas adicionales para ayudarle a mantenerse caliente y cómodo. Puede considerar la posibilidad de crear más opciones de aislamiento acogedoras con mantas para que su gato tenga una variedad de zonas cálidas que visitar en su casa. Y no olvides mantener las mantas frescas y limpias lavándolas con regularidad, igual que haces con tu propia ropa de cama.

Almohadillas térmicas

Otra buena forma de mantener al gato caliente en invierno es utilizar almohadillas térmicas, hay varias opciones. Algunos de ellos se pueden calentar en el microondas, lo que te permite asegurarte de que tienen una temperatura constante y pueden durar al menos lo suficiente para que tu gatito tenga una fuente de calor fiable mientras duerme.

Le recomendamos que supervise a su gato mientras utiliza un dispositivo eléctrico, como una almohadilla eléctrica, y que se asegure de no permitir que su gato se tumbe directamente sobre la almohadilla, sino que coloque una manta o una almohada entre él y el dispositivo.

Vístelos

Al igual que nosotros llevamos jerséis y chaquetas de invierno, los gatos necesitan capas adicionales para mantenerse calientes y sanos en invierno, sobre todo cuando salen al exterior. Este punto es especialmente importante y obligatorio para los gatos sin pelo, que necesitan vestirse en invierno incluso cuando están dentro de casa. Hay un montón de opciones de ropa para gatos acogedora y cálida, y sin duda puedes divertirte mucho con el desfile de tu gatito o vestirlo con trajes de temática invernal.

Cama para gatos con calefacción automática

Las camas autocalentables para gatos son una gran opción para que su gato tenga siempre un lugar cálido y seguro donde dormir y hacer la siesta en invierno. Son, con diferencia, los más ligeros y seguros, ya que mantienen una temperatura constante y cálida y proporcionan aislamiento. Recomendamos añadir siempre mantas para facilitar el cambio y la limpieza periódica para mantener a su gato caliente y sano.

LEA TAMBIÉN:
¿Cómo eliminar las manchas de heces de gato y los olores de la alfombra?

Haz espacio en tu cama.

Como seguramente ya sabes, a los gatos les encanta echarse la siesta y dormir a tu lado (o literalmente encima de ti) y una de las razones de este comportamiento es la fuente de calor que les proporcionas. Esto es especialmente importante en invierno. Puede considerar la posibilidad de dar a su gato un espacio en su cama. Pero ten cuidado: una vez que el gato se acostumbra a dormir en tu cama en invierno, lo más probable es que no pueda tener su propia cama el próximo verano.

Dieta

Si los gatos se exponen a temperaturas ambientales más bajas, su metabolismo quemará más calorías para mantener su temperatura corporal. Un ligero aumento de la cantidad en su dieta o del contenido calórico de su comida está bien durante la fría temporada de invierno. Puede aprovechar esta circunstancia y prepararse con golosinas sanas adicionales para que sus gatos las utilicen durante la vinculación, el adiestramiento y el tiempo de juego. Sin embargo, hay que tener en cuenta las cantidades e idealmente consultar con un veterinario para evitar sobrealimentar a su gato y hacer que gane un peso extra poco saludable.

Cepillado regular

Algunas razas de gatos desarrollan un subpelo en invierno. En estos casos, es especialmente importante cepillar al gato con regularidad. Esta práctica ayuda a mantener un pelaje sano y a evitar que se mate. El cepillado regular de su gato ya debería formar parte de su rutina, pero esto es especialmente importante en invierno porque quiere evitar tener que recortar el pelo de su gato a causa de los nudos y las esteras.

Más tiempo de juego

Otra buena manera de mantener a su gato caliente y sano durante el invierno es dedicar más tiempo a jugar con su mascota. Juguetes interactivos, bolígrafos láser, árboles para gatos... ¡la idea es que su gato se mueva! La actividad adicional ayuda a su gato a calentarse desde dentro hacia fuera, igual que cuando los humanos hacen ejercicio. Jugar con su gato es muy importante, ya que lo mantiene estimulado física y mentalmente, y es una forma estupenda de reforzar el vínculo entre usted y su querido gato.

LEA TAMBIÉN:
¿Sudan los gatos cuando se sobrecalientan? Lo que hay que saber

Calentadores eléctricos

Estos pequeños y potentes aparatos pueden ser un gran truco para mantener el calor en el interior, pero tenga mucho cuidado con los calentadores eléctricos cuando se trata de su gato. Si decide utilizarlos, no deje nunca a su gato sin vigilancia en la misma habitación cuando uno esté funcionando. Dependiendo de los hábitos de su gato, los cables añadidos podrían suponer un peligro, y su gato podría golpear accidentalmente el calentador, acercarse peligrosamente o incluso inclinarse y provocar una situación de incendio peligrosa.

Evite cualquier calentador con elementos de calefacción expuestos. Algunas opciones del mercado que admiten mascotas tienen un elemento calefactor protegido y no se inclinan fácilmente. Los calentadores de aceite son la opción más segura porque no hay elementos de calor expuestos, incluyen un termostato y son difíciles de inclinar.

Chimenea

Si su gato tiene problemas respiratorios, como el asma felino, evite la chimenea. Si tu gato está sano, no dudes en utilizarlo como método de calentamiento para él. Pero, al igual que con otras opciones, vigile a su gato siempre que esté en la misma habitación que una chimenea. Asegúrese de que la chimenea cuenta con una protección adicional para evitar que su gato se queme o provoque algún accidente de fuego peligroso en su hogar. Nunca deje a un gato sin vigilancia cerca de una chimenea.

Conclusión

Cuando se trata de mantener a su gato caliente y saludable en el invierno, hay un montón de recursos disponibles. Tu gato debe tener siempre acceso a las zonas más cálidas de tu casa, y tú, como propietario responsable y amante de los gatos, debes asegurarte de que tu gato siempre tenga acceso a un refugio, a un aislante, a una cama extra y, quizás, incluso a su propio abrigo de invierno.

Las almohadillas eléctricas y los calefactores, así como las chimeneas, pueden suponer un peligro para su gato, por lo que debe supervisar su uso. Por último, el invierno ofrece oportunidades adicionales para que usted y su gato se acurruquen y jueguen, por lo que siempre puede recurrir a compartir el calor corporal con su amigo peludo.