Limpiar el lecho de tu hámster será uno de los aspectos más importantes para mantener sano a tu pequeño. Puede que no parezca un gran problema, pero la ropa de cama sucia apesta en casa y además causa importantes problemas de salud a tu hámster.

Si eres nuevo en la tenencia de hámsters, puede que te preguntes con qué frecuencia debes cambiar el lecho de su jaula. Hablemos de cómo mantener ordenado el espacio vital de su hámster. Además, aprenda cómo una jaula limpia mejora la calidad de vida en general.

Cambiar a diario la ropa de cama sucia

No tardarás en aprender que los hámsters hacen mucho pis y caca. Especialmente cuando son jóvenes, sus sistemas digestivos funcionan increíblemente rápido. Si tienes uno o más hámsters en tu jaula, las cosas se pueden desordenar rápidamente.

Retirar cualquier trozo sucio puede ayudar a mantener la ropa de cama en su sitio un poco más. Además, tu hámster no se meterá en sus propios excrementos.

Cambiar completamente la ropa de cama una vez a la semana

Cada siete días, debes cambiar por completo el lecho de tu hámster. Si tienes más hámsters, puedes cambiarlo a dos veces por semana. La jaula se ensuciará mucho más y habrá que limpiarla con más frecuencia.

Cómo cambiar el lecho de los hámsters

Dependiendo de la configuración de su jaula, cambiar el lecho puede ser un poco diferente. Algunas jaulas tienen una bandeja extensible, en la que basta con retirar la parte deslizante y tirarla. Otras bandejas requieren que desmonte la mitad superior para desechar la inferior.

Independientemente de cómo se monte la jaula, necesitará los siguientes suministros:

  • Guantes
  • Bolsa desechable
  • Ropa de cama
  • Toallas de papel
  • un lugar seguro para tu hámster
  • Un lugar seguro para poner a tu hámster Un detergente para roedores (opcional)

A continuación, puede iniciar el proceso de limpieza.

Coloca al hámster en un recinto temporal seguro. Ponte guantes. Retira del hámster cualquier objeto que pueda estorbar. Retire la bandeja sanitaria o acceda a la zona de los lechos. Deseche la ropa de cama sucia en la bolsa desechable. Limpie la jaula con toallas de papel húmedas (con o sin detergente para roedores) Seque la jaula completamente con una toalla de papel. Deseche las toallitas de papel. Vuelva a montar la jaula. Sustituye cada juguete, jaula y bocadillo a medida que tu hámster los vaya teniendo. Vuelva a colocar a su pequeño en la jaula recién limpiada.

LEA TAMBIÉN:
¿Pueden comer zanahorias los hámsters? Lo que hay que saber

Productos de limpieza aptos para roedores

A veces, la jaula de tu hámster necesitará una limpieza a fondo rutinaria.

Algunas opciones aptas para roedores son:

  • Toallitas para bebés
  • Vinagre de sidra de manzana diluido
  • Jabón de fregar
  • Nunca utilice productos químicos nocivos como:
  • Lejía
  • Desinfectante perfumado

El mejor lecho para hámsters

Como cualquier producto para mascotas, algunos tipos de lecho son mejores que otros.

El mejor lecho para tus hámsters incluye:

  • Papel reciclado: el papel reciclado es respetuoso con el medio ambiente, superabsorbente y menos sucio que otro tipo de ropa de cama.
  • Serrín de álamo: es posible que haya oído que el serrín de algunas maderas no es bueno para los roedores, pero el álamo no está en esta lista. Este serrín proporciona resultados aromáticos, enmascarando los olores fecales y de orina sin ingredientes nocivos.
  • Pellets de papel: el lecho de pellets de papel es ultraabsorbente y completamente natural.
  • Papel higiénico/toallas de papel - El papel higiénico y las toallas de papel son opciones baratas, sobre todo si ya no tienes su ropa de cama habitual. Sin embargo, una de las principales desventajas de este método es que no absorbe los olores.

Ventajas de la ropa de cama blanca

Utilizar ropa de cama blanca ayuda a detectar las zonas sucias. Elimina un montón de trabajo de adivinación tratando de encontrar dónde han estado en el baño. Puedes limpiar fácilmente la jaula todos los días y también conocer mejor cuáles son sus lugares favoritos para hacer pis.

Camas peligrosas para hámsters

En el mercado se venden algunos lechos para roedores que son realmente muy peligrosos para tu pequeño.

LEA TAMBIÉN:
36 datos fascinantes y divertidos sobre los conejos que no conocías

Mantente alejado de:

  • Pino- El lecho de pino es muy fino y puede dañar los pulmones de su hámster.
  • Cedro: al igual que el pino, el cedro puede irritar las vías respiratorias porque contiene fenoles.

El lecho sucio puede dañar a tu hámster

Si no limpias la jaula de tu hámster con suficiente frecuencia, pueden aparecer problemas de salud específicos que podrían ser perjudiciales para él. Estas enfermedades pueden ser difíciles de tratar.

Un gran problema de los hámsters es que a veces no muestran síntomas de una enfermedad hasta que está bastante avanzada. Este fenómeno se debe a una respuesta de presa observada en muchos roedores. A menudo, no te darás cuenta de las señales hasta que a veces sea demasiado tarde.

Las preocupaciones más comunes sobre la ropa de cama sucia incluyen

Cola húmeda: normalmente debida al estrés (como vivir en un entorno sucio), la cola húmeda puede nacer de una determinada bacteria. Esta enfermedad es increíblemente contagiosa y debe tratarse inmediatamente, sobre todo si tu hámster vive con otros.

Enfermedad de las vías respiratorias superiores: los tendones son increíblemente sensibles a la humedad. Contraen enfermedades de las vías respiratorias altas con mucha facilidad. Mantener su entorno completamente seco elimina esta probabilidad.

Síntomas de la enfermedad en hámsters

Si tu hámster muestra signos de enfermedad, esto es lo que debes tener en cuenta:

  • Letargo
  • Estornudos
  • Tos
  • Sibilancias
  • Diaree
  • Pérdida de apetito
  • Piel pobre y sin brillo
  • Humectación de la cola

Si notas alguno de estos síntomas, debes llevar a tu hámster al veterinario de animales exóticos inmediatamente. Muchas enfermedades son tratables si se detectan a tiempo.

Manipulación del hámster

En general, los hámsters no son portadores de enfermedades. Sin embargo, a veces pueden tener bacterias como E. coli y salmonella en sus cacas. Si la jaula de tu hámster está sucia, su manipulación podría provocar una contaminación cruzada. Ambas bacterias pueden enfermarle gravemente si penetran en su organismo.

Lávate bien las manos después de manipular a tu hámster y su lecho.

LEA TAMBIÉN:
33 cosas fascinantes y divertidas sobre los conejos que no sabías

¿Puedes enseñar a tu hámster a hacer pis?

Quizá te sorprenda saber que puedes entrenar a tus hámsters para ir al baño. Como muchos roedores, suelen hacer sus necesidades en un rincón de la jaula.

Puedes colocar pequeñas bandejas higiénicas desechables en cada esquina de la jaula. Cuando tu hámster empiece a decantarse por un lado, puedes ir quitando las cajas de arena de una en una hasta que sólo le quede una.

Es posible que el adiestramiento funcione mejor cuando el hámster es aún muy pequeño, pero puedes intentarlo a cualquier edad.

¿Los hámsters se comen su propia mierda?

Hay dos tipos de caca de hámster. Una tiene una textura dura, parecida a la de los gránulos, que suelen segregar durante el día.

Sin embargo, la mierda nocturna es un poco diferente. Suele ser más blando y ligero, y cuando se lo comen, se llama coprofagia. Este tipo de caca aporta los nutrientes adecuados que tu hámster necesita para desarrollarse.

Hámsters y ropa de cama: reflexiones finales

Mantener un entorno seguro y limpio es uno de los aspectos más importantes para la salud de tu hámster. Establece un horario para recordar cuándo toca limpiar.

Ten en cuenta que lo mejor es retirar todos los trozos sucios del lecho de tu hámster cada día. Sería útil que también cambiaras el lecho por completo una vez a la semana para evitar olores y enfermedades, pero nunca utilices virutas de cedro o pino. Recuerda siempre lavarte las manos antes y después de tocar a tu hámster.