Queremos a nuestros gatos, pero ¿nos quieren ellos a nosotros? Con algunos gatos, sus sentimientos son obvios. Son cariñosos, quieren estar a tu lado todo el tiempo y puedes sentir su amor por ti. Otros pueden ser más distantes. Tal vez acabas de adoptar un gato mayor y quieres establecer un vínculo con él.

Si has rescatado a un gato de la calle o de un refugio, es posible que tarde un tiempo en confiar en ti lo suficiente como para demostrarte su cariño. Esto no significa que no les gustes. Es una cuestión de autopreservación. Los gatos necesitan sobrevivir y lo hacen manteniéndose a salvo.

Si tu gato baja la guardia contigo, te enseña la barriga o quiere jugar contigo, algo estás haciendo bien. Pero si quieres reforzar vuestro vínculo o simplemente darle a tu gato más formas de sentirse cómodo y seguro contigo, tenemos algunos consejos que puedes poner en práctica.

Esperamos que nuestras 10 maneras os den una alegría a ti y a tu felino.

Las 10 formas de hacer que tu gato te quiera:

1. Sé amable

A los gatos no les gusta que los cojan, los agarren o los sostengan cuando no se lo esperan. Si intenta coger a su gato sin avisarle, puede asustarse o incluso volverse agresivo. Si quieres coger a tu gato, siempre es mejor avisarle primero acercándote despacio por delante y haciéndole saber que estás ahí acariciándole suavemente. Así podrás cogerla sin asustarla.

2. No espere demasiado demasiado pronto

Tu gato no entiende la vida como tú. Si te mudas, ya sabes que tienes que hacer las maletas y que vas a cambiar de residencia. Su gato ve el caos y las cajas, y luego será sacado de su casa y colocado en un nuevo lugar. Muchos gatos no reaccionan bien a los cambios. Pueden asustarse y estresarse. Realice estos cambios lentamente, sean cuales sean, y permita que su gato se sienta cómodo a su propio ritmo. Cuando llegues a tu nuevo hogar, dale a tu gato su propio espacio con cosas familiares para que se adapte antes de dejarlo vagar libremente por todas partes. Esto vale tanto para cambiar de residencia como para cambiar de yacija o de comida. Mezcla la comida antigua y la nueva, cambiando completamente a la nueva poco a poco. Si compra una nueva caja de arena, déjela junto a la antigua durante un tiempo hasta que su gato se acostumbre a ella.

LEA TAMBIÉN:
Cómo limpiar las orejas de su gato

3. Lee su lenguaje corporal

Los gatos nos hacen saber lo que quieren y lo que no. Sólo tenemos que prestar atención a lo que dicen. ¿Ha notado que su gato prefiere que no le toquen en una zona determinada? Esto significa que le gustaría que lo respetaras y no la tocaras ahí. Acariciando suavemente a tu gato, verás cómo reacciona cuando le rascas las orejas o le frotas la cara. Las respuestas positivas, como ronronear y empujar hacia su mano, significan que su gato lo aprecia y desea más. Sin embargo, si tu gato gruñe, silba o patalea, preferirá que no le toques y te está diciendo claramente que te apartes.

4. ¡Mimarse!

Una buena forma de ganarte la confianza de tu gato es recompensarle por confiar en ti utilizando premios. Si quieres establecer una relación con tu gato, enséñale lo que te gusta. Por ejemplo, si llamas a tu gato y viene hacia ti, dale una recompensa que le guste. Si cepillas a tu gato, usa golosinas para recompensarle por dejarte. Si su gato se asusta y se esconde, dígale que le espera una recompensa cuando salga. Los premios son el secreto para conseguir que su gato le asocie con sentimientos positivos.

5. Alimentación

La comida no es tan especial como las recompensas, pero funcionará. Alimentar a su gato con comida de buena calidad que le guste le permite saber que no tiene que preocuparse por encontrar su propia comida y que se le cuida. Saben de dónde viene su comida porque ven cómo se la das. También por eso intentan despertarte en mitad de la noche si tienen hambre. Si mantiene a su gato bien alimentado, le querrá por ser su cuidador.

LEA TAMBIÉN:
Remedios caseros fáciles para las bolas de pelo del gato

6. Limpiar su caja de arena

Sería estupendo que los gatos pudieran limpiar su propia caja de arena, pero como no pueden, es nuestro trabajo. A los gatos les gusta estar limpios y prefieren que su caja de arena también lo esté. Para que se sientan como en casa, mantén su caja de arena limpia y fresca a diario. Vaciar toda la caja una vez al mes y lavarla con agua y jabón antes de rellenarla con arena limpia es una forma de mantenerla con un olor fresco.

Vea las camadas más populares en Emag

7. Cepillado

Los gatos se cuidan unos a otros. Puede notarlo si vive en un hogar con más de un gato. Es una forma de que los gatos demuestren su amor y aceptación. Para imitar esta acción con tu gato, cepíllalo. No sólo le sienta bien, sino que también elimina el pelo suelto que haya podido perder al caerse o tragárselo mientras se acicalaba. También mantiene su pelaje sano y brillante. Tu gato apreciará el esfuerzo e incluso puede que empiece a lamerte como una forma de acicalarte a ti también. Utiliza al principio un cepillo suave para que tu gato se acostumbre a la sensación. Puede utilizar un cepillo diseñado para recoger el pelo suelto si su gato lo tolera.

8. Muéstrales amor

Si muestras afecto a tu gato acariciándole, abrazándole y arañándole, le estás haciendo saber que le quieres. Es una forma perfecta de demostrarle a tu gato que no le vas a hacer daño y que puede corresponder a tu amor.

LEA TAMBIÉN:
¿Qué puedo dar a un gato para el malestar estomacal?

9. No la castigues

Si tu gato hace algo que no te gusta, castigarle no es la solución. Si pegas a tu gato, romperás su confianza en ti y le asustarás innecesariamente. Esta es una oportunidad para mostrar a tu gato el comportamiento que quieres ver en él. Enséñale en lugar de gritarle. Gritar creará un ambiente estresante para tu gato y no entenderá lo que le estás diciendo. ¿Su gato araña los muebles? Rediríjalos para que rasquen en su propio rascador. ¿Su gato se mete en algo que no debe? Centra su atención en otra cosa, como sus juguetes favoritos o un puntero láser. Muéstrales lo que quieres ver de ellos.

10. En su mayor parte, entenderlos

Tendemos a cometer el error de pensar que los gatos serán como los perros. Los perros son cariñosos, responden a las órdenes y suelen ser predecibles. Los gatos son criaturas solitarias a las que les gusta retirarse solas a lugares tranquilos. Creemos que eso significa que no nos quieren, pero no es cierto. Simplemente nos quieren de otra manera. Dales su espacio cuando lo deseen y no esperes de ellos más de lo que están dispuestos a dar. Encontrará un sano equilibrio de amor y respeto en la relación con su gato.

Reflexiones finales

Esperamos que nuestros consejos le hayan dado algunas ideas para empezar a reforzar el vínculo con su gato. Son capaces de sentir amor y afecto, sólo que lo demuestran a su manera. No se desilusione si su gato no es tan cariñoso como usted desea en este momento. Eso no significa que no lo consigan algún día.