Las tortugas son animales adaptables que viven tanto en el agua como en la tierra. Estos reptiles existen desde hace millones de años y se adaptan bien a cualquier entorno. Mientras algunos viven en los océanos, otros prosperan en ríos y arroyos de agua dulce.

También puede encontrar tortugas que viven en el desierto, en el mar o incluso en zonas heladas. En condiciones tan extremas, hibernan para sobrevivir a los fríos inviernos. Dónde viven y cómo se reproducen estos animales depende de la especie a la que pertenezcan.

¿Cuál es la vida media de una tortuga?

Algunas tortugas, como la tortuga de Aldabra, la tortuga de las Galápagos y la tortuga de las Seychelles, a menudo viven más de un siglo. Las especies pequeñas, como las ranas de orejas rojas, tienen una esperanza de vida en estado salvaje de 20-30 años, aunque algunas pueden vivir hasta 50 años o más. Las tortugas domésticas, a las que se proporciona comida ilimitada, protección contra los depredadores y atención veterinaria, suelen vivir más que sus parientes salvajes.

¿Por qué algunas tortugas viven más que otras?

Aunque las tortugas son una de las criaturas más longevas del reino animal, la vida de una tortuga de compañía dependerá de la atención y los cuidados que reciba.

Sin cuidados y nutrición suficientes, o si se las coloca en un entorno estresante, las tortugas pueden morir más rápidamente. Éstos son algunos de los factores que pueden determinar la duración de la vida de su tortuga.

1. Nutrición

Las tortugas son herbívoras, así que la mejor manera de ayudar a tu tortuga a vivir una larga vida es asegurarte de alimentarla con plantas. Se sabe que algunas especies también comen insectos, pero la forma más segura de alimentar a una tortuga es con verduras. La fruta puede utilizarse como golosina, pero debe darse con moderación para evitar la obesidad.

La tortuga necesita un aporte constante de calcio para mantener sano su caparazón. Utilizar suplementos para compensar cualquier deficiencia de calcio en su dieta. La sobrealimentación tiene un impacto negativo en la salud de las tortugas, así que tenga cuidado con la cantidad que les da.

2. Entorno y condiciones

Las tortugas son exodermos, por lo que no pueden regular su temperatura corporal. Su tasa metabólica depende de la temperatura del entorno exterior.

Como las tortugas no soportan temperaturas más frías, hibernan en invierno. El sueño profundo les ayuda a conservar energía y sobrevivir hasta la primavera, cuando el alimento está fácilmente disponible.

Las tortugas domésticas no hibernan cuando se encuentran en un entorno con temperatura regulada. Mantén caliente su acuario o recinto con un calentador de agua y utiliza un regulador de temperatura para mantenerla entre 24 y 28 grados centígrados.

Las tortugas necesitan la luz del sol para liberar vitamina D, que mantiene sano su caparazón. Si su terrario o acuario está en el interior, utilice una fuente de luz artificial que proporcione rayos UVA y UVB.

Cubre los laterales del terrario con barro y piedras para imitar su hábitat natural. Su tortuga disfrutará excavando y escondiéndose en el barro y dando rienda suelta a su intuición. Además, puedes forrar el acuario con plantas no tóxicas de las que el animal pueda alimentarse.

LEA TAMBIÉN:
Cómo determinar la edad de una tortuga

3. Tamaño del recinto

Las tortugas de compañía necesitan un recinto relativamente elaborado. Necesitan una exposición regular a la luz ultravioleta, por lo que las bombillas diseñadas para reptiles que producen luz UVA y UVB son necesarias para los acuarios de tortugas. Sin luz suficiente, pueden producirse enfermedades óseas metabólicas.

Las tortugas son desordenadas, por lo que necesitan una buena unidad de filtración para ayudar a mantener la calidad del agua, así como una limpieza rutinaria. Necesitan agua lo suficientemente profunda para poder nadar y un lugar donde salir del agua y bañarse. Además, asegúrese de mantener una temperatura ambiental y del agua adecuada.

4. Talla

En general, cuanto más grande es un animal, más tiempo puede vivir. En el caso de las tortugas, esto es indudablemente cierto. Las tortugas más longevas suelen ser grandes. Eso significa que es poco probable que su pequeña tortuga mascota viva siglos.

Sin embargo, esta dimensión también procede de la relativa seguridad de una vida de aislamiento, un buen entorno y una alimentación abundante que favorece el crecimiento. Una raza enorme mantenida en un tanque terrible, sucio y plagado de bacterias no crecerá tanto ni vivirá tanto como una mantenida en un tanque fresco y grande.

5. Sexo

En la mayoría de las especies de tortugas, las hembras sobreviven a los machos porque éstos tienden a ser agresivos. La agresividad en los machos se debe principalmente a la competencia por la pareja. En muchas especies, la lucha por la pareja provoca lesiones y altos niveles de estrés.

6. Genele

La acción de un solo gen puede tener un impacto significativo en la esperanza de vida de una tortuga. Puede parecer difícil de creer, porque hay muchos factores que determinan la esperanza de vida, entre ellos varios relacionados con el estilo de vida y algunas enfermedades. Sin embargo, se observan efectos significativos sobre la esperanza de vida cuando se detectan genes específicos en la secuencia genética de una tortuga.

7. Historia de la cría

Todas las tortugas ponen sus huevos en el agua o en tierra y ninguna amamanta a sus crías. Sin embargo, en medio de esta aparente uniformidad, existen diversas ecologías de cría, comportamientos y fisiologías. La longevidad de las tortugas depende de la raza de sus padres y de cómo se hayan criado.

8. Sanidad

Los cuidados y la atención que preste a su tortuga mascota influirán mucho en su longevidad. Las tortugas deben mantenerse en un entorno limpio e higiénico y manipularse con cuidado.

Cuando una tortuga está enferma, puede no mostrar síntomas hasta que la enfermedad avanza más. Por tanto, vigile de cerca su salud en todo momento y, si observa algo anormal, llévelo a un veterinario cualificado para que lo trate. Un tratamiento rápido les ayudará a recuperar la salud.

Las tortugas no son animales sociables, así que ten cuidado con quién comparten su espacio vital. Mantener más de una tortuga en un acuario a veces puede dar lugar a peleas. También pueden contraer infecciones de sus compañeros de acuario.

LEA TAMBIÉN:
Cómo saber si su tortuga está muerta: 8 señales que debe tener en cuenta

Cómo saber la edad de una tortuga

Conocer la fecha de nacimiento de una tortuga es una de las formas más precisas de determinar su edad, ya que se pueden contar fácilmente los años y meses transcurridos desde su nacimiento. Por desgracia, ésta es también la única forma de estar realmente seguro de la edad de cualquier tortuga. Es el único método fiable, ya que todos los demás son meras conjeturas.

Sin embargo, si ya tiene una tortuga y no fue testigo de su nacimiento, este método no le será de mucha ayuda. Afortunadamente, hay algunas maneras de hacer conjeturas informadas sobre la edad de su tortuga.

Mide tu tortuga para adivinar su edad

Ni siquiera los expertos pueden decir la edad exacta de una tortuga cuando no saben con certeza cuándo nació. Sin embargo, al tomar las medidas de su tortuga, puede utilizar estándares de especies para hacer una estimación educada de la edad de su tortuga.

Empieza midiendo la longitud de su caparazón. Esto te dará la longitud desde la parte delantera del caparazón hasta la parte trasera de la cola. Una vez que conozca la longitud del caparazón de su tortuga, tendrá que compararla con una tabla de tallas para esa especie específica de tortuga.

Asegúrese de encontrar una tabla de tallas que se ajuste a la especie de su tortuga. Las diferentes especies pueden alcanzar tamaños significativamente diferentes, por lo que obtendrá resultados muy inexactos al comparar la longitud de su tortuga con una tabla de tallas para diferentes especies.

Pregunte a un experto

Si ha intentado medir a su tortuga, pero aún no está seguro de haber obtenido una edad satisfactoriamente precisa, puede que sea el momento de buscar a alguien con más experiencia en la materia. Puedes buscar un veterinario especializado en anfibios y reptiles que tenga mucha experiencia en este campo. Es posible que un profesional de este tipo pueda darle más información sobre la edad de su tortuga de la que usted pueda reunir por su cuenta.

Las 3 etapas de la vida de una tortuga

Independientemente de sus diferencias básicas, el ciclo vital de una tortuga sigue un patrón similar al de las especies de reptiles. Cada especie recorre el ciclo vital básico de un reptil. El ciclo vital de una tortuga comienza cuando la hembra pone sus huevos en el agua o en la tierra.

He aquí las tres etapas principales de la vida:

Etapa de nidificación

Durante la temporada de anidamiento, la mayoría de las tortugas hembra adultas acuden a aguas cálidas para desovar. Aunque algunas tortugas marinas ponen sus huevos bajo el agua o en lechos de musgo, la mayoría de las hembras excavan agujeros en el barro o la arena y ponen sus huevos en nidos de 1 a 100 huevos. Después entierran los huevos para esperar a que eclosionen.

A diferencia de la gran tortuga asiática, las tortugas madre no permanecen cerca de sus huevos para protegerlos. La cáscara del huevo es resistente pero dura y requiere que la cría utilice el diente del huevo para romper la cáscara cuando esté lista para eclosionar, a menudo en 2 ó 3 meses.

Después de cada temporada de anidamiento, la tortuga hembra adulta regresa a la zona de alimentación para reponer fuerzas para la siguiente temporada de anidamiento. Esto lleva alrededor de un año y, en algunos casos, varios años.

LEA TAMBIÉN:
¿Qué comen las ranas en la naturaleza y como mascotas?

Etapa de eclosión

En algunas especies de tortugas, la temperatura determina el sexo de la cría. A temperaturas más altas, eclosionan los machos, mientras que a temperaturas más bajas lo hacen las hembras. Las crías utilizan un diente para romper la cáscara del huevo e inmediatamente se dirigen al agua.

Las tortugas marinas pasan sus primeros años en el océano, y la mayoría son omnívoras en esta etapa, comiendo materia animal y vegetal. Las tortugas que viven principalmente en tierra suelen cavar agujeros en el suelo con sus robustas y ásperas patas para mantenerse frescas. Además, permanecen dentro de sus caparazones para proteger sus cuerpos de la desecación y ahuyentar a los depredadores.

Esta etapa de su vida puede durar unos diez años y suele conocerse como los años perdidos. Esto se debe a que esta fase de la vida de las tortugas es relativamente complicada para su supervivencia, y su paradero puede seguir siendo desconocido.

Edad adulta

Unos 20-50 años después de nacer, las tortugas maduran sexualmente y alcanzan la edad adulta, dependiendo de su especie. Las tortugas adultas pueden vivir en el agua o en tierra.

Pueden permanecer bajo el agua durante largos periodos de tiempo, pero necesitan salir a respirar con frecuencia porque tienen pulmones en lugar de branquias. Cuando llega el momento del apareamiento, el macho suele aparearse con la hembra frotándose contra ella.

Otras especies de tortugas pueden mordisquear los huevos de la hembra o chocar sus caparazones con ella. Algunas tortugas hembra llevan sus huevos fecundados durante un año o más y los ponen poco a poco a lo largo del tiempo. Ninguno de los progenitores participa en la crianza de las crías.

Una tortuga adulta puede crecer hasta 15 centímetros de longitud al año y alcanzar unos 680 kilogramos. Los adultos suelen alimentarse de algas y hierbas marinas. Además, puede alimentarse de pequeñas criaturas como gambas, medusas, cangrejos, esponjas de mar y caracoles.

Conclusión

Si busca una mascota que pueda vivir muchos años, una tortuga puede ser perfecta para usted. Su adaptación natural y su metabolismo lento les ayudan a vivir durante décadas.

Las tortugas domésticas, como la tortuga de orejas rojas, que es la especie más común, viven entre 30 y 40 años, pero algunas especies de tortugas domésticas pueden vivir incluso más, hasta 100 años o más.

Sin embargo, la vida útil de una tortuga dependerá de lo bien que la cuides. Debe proporcionar a su tortuga agua limpia, una buena alimentación y unas condiciones de vida sin estrés. Con los cuidados adecuados, su tortuga crecerá, prosperará y le proporcionará una compañía durante mucho más tiempo que cualquier otra mascota.