Cuando se adopta un nuevo gato o perro, una de las partes más estresantes suele ser la de presentarles a los demás miembros de la familia, incluidas las otras mascotas. A menudo, su gato o perro no entenderá que esta nueva mascota es parte de la familia. ¡Sólo son un intruso!

La forma de presentar a su perro y a su gato juntos suele tener un gran impacto en su futura relación. Si se introducen lenta y correctamente, es probable que al menos aprendan a tolerar la presencia del otro. Si no lo haces, puedes encontrarte con un perro y un gato que son enemigos acérrimos.

A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber para introducir un perro y un gato juntos.

1. Asegúrese de que su casa es segura

Quieres que tu casa sea segura tanto para tu gato como para tu perro. Debes dar a cada animal una "habitación segura" que pueda utilizar siempre que se sienta inseguro. Cada habitación debe tener todo lo que su gato y su perro necesitan, incluida una caja de arena y cuencos de comida. También debes asegurarte de que no hay nada peligroso en la habitación de tu mascota.

Por ejemplo, no abrigue a su gato con plantas de interior venenosas.

También debe dar a su gato muchos lugares altos a los que escapar cuando lo necesite. Nunca debe quedarse en el suelo con su perro, ya que puede resultar una situación peligrosa.

2. Sepáralos

Deberías empezar con mascotas completamente separadas. Ponerlos a ambos en sus habitaciones y dejarlos allí. Puedes permitir que exploren la zona principal de la vivienda en diferentes momentos, pero no se debe permitir que se vean en absoluto.

Al principio, su objetivo debe ser hacer que la nueva mascota se sienta cómoda e introducir a cada animal en el olor de la nueva mascota.

Debe seguir manteniéndolos separados durante al menos 3-4 días.

LEA TAMBIÉN:
¿A los perros les gustan los abrazos?

3. Alimentarlos "juntos"

Un momento del día que todo animal asocia con la felicidad es la hora de la comida. Por lo tanto, utilizamos estos sentimientos positivos en nuestro beneficio.

Una vez que su nueva mascota se haya instalado, comience a alimentarla en lados opuestos de una puerta cerrada. Podrán oírse y olerse, pero no tendrán ningún contacto físico. Esta configuración evitará que el gato se sienta amenazado y dará a su perro la oportunidad de acostumbrarse al gato.

Continúe así hasta que ambas mascotas estén completamente tranquilas con el proceso. Preferiblemente, ni siquiera deberían prestar atención a la puerta.

4. Inicio de las reuniones

El siguiente paso es permitir formas de contacto muy controladas. Puedes empezar dejando que el perro y el gato interactúen a través de una puerta abierta. Hacerlo justo antes de la hora de la comida suele ser lo mejor porque ambos animales estarán cerca de la puerta. Pero si ocurre algo negativo, la hora de la comida hará que la experiencia termine al menos con una nota positiva.

A continuación, ponle la correa al perro y deja que entre en la misma habitación que el gato. Es preferible utilizar el espacio principal de la vivienda para ello, no la habitación del gato. Deja que el gato haga lo que quiera. Premie al perro cuando deje de prestar atención al gato.

Su objetivo es que su perro se tumbe y esté completamente tranquilo en presencia del gato. Ni siquiera quieres que el perro actúe como si el gato estuviera allí.

Evidentemente, para lograr este objetivo habrá que hacer varios intentos. Sin embargo, la espera merece la pena.

5. Mantener las sesiones cortas y dulces

Sea cual sea la etapa en la que te encuentres, debes mantener tus clases lo más cortas posible. A menudo basta con 5 minutos, incluso menos si estás empezando a hacer presentaciones a puerta cerrada.

No quieres estresar innecesariamente a ninguno de los animales, lo que probablemente ocurrirá si dejas que las sesiones se alarguen.

LEA TAMBIÉN:
¿Por qué los perros te lamen la cara? 6 razones y cómo detener el lamido excesivo

Repite las sesiones diariamente. Una vez más, no conviene utilizar las sesiones demasiado, ya que esto probablemente estresará a los animales. Sin embargo, es importante mantener un contacto regular para no perder ningún progreso. Una vez al día suele ser un buen punto para instalarse.

6. Tenga paciencia

Estos pasos iniciales pueden llevar mucho tiempo. Es posible que tu felino y tu perro tarden un mes en adaptarse el uno al otro. Si tiene un cachorro o un perro no entrenado, esto le llevará aún más tiempo. A menudo, es más fácil presentar un gato nuevo a un perro establecido porque entonces el perro tiene al menos algo de entrenamiento.

Si acaba de adoptar un perro, asegúrese de adiestrarlo mientras lo presenta a su gato. Unas cuantas órdenes sencillas, como "siéntate" y "vete", pueden ser útiles cuando intente enseñar a su gato a interactuar correctamente con su perro.

Las clases de adiestramiento en grupo suelen ser muy útiles, sobre todo porque permiten socializar al perro.

Sin embargo, incluso con formación, esta introducción puede llevar mucho tiempo.

7. Permitir que las mascotas permanezcan juntas libremente

Una vez que su perro ignore por completo al gato (o al menos lo ignore en su mayor parte), puede soltar la correa y dejar que su perro camine libremente por la habitación. No los dejes ir porque quieres tener un punto de captura fácil si tu perro decide que el gato es una sabrosa golosina.

Si su perro se mete con el gato o éste parece innecesariamente estresado, vuelva a un paso anterior e inténtelo de nuevo. Quieres que cada paso sea tan pequeño que tu perro o gato no pueda fallar. Los pasos muy pequeños son la mejor opción en este caso.

Si alguno de los animales muestra tensión o estrés, entonces el paso no fue lo suficientemente pequeño. Vuelve a intentarlo.

En esta etapa es especialmente importante tener una habitación exclusiva para que los gatos se escapen y muchas zonas altas a las que puedan huir. Si el gato no se siente seguro, es muy probable que huya, lo que sólo animará al perro a perseguirlo.

LEA TAMBIÉN:
¿Son las begonias venenosas para los gatos? Lo que hay que saber

Aunque gran parte de este artículo se ha centrado en el perro, mantener la confianza de su gato es igual de importante.

8. Proceda con precaución

Nunca debes permitir que tu perro y tu gato estén juntos sin supervisión, aunque hayas seguido todos estos pasos. Estos animales son muy imprevisibles. Los perros que han sido amigos de los gatos durante años pueden perseguir uno de repente y herirlo gravemente.

Por lo tanto, siempre hay que proceder más despacio de lo que se piensa.

Reflexiones finales

Introducir un gato y un perro juntos suele llevar mucho tiempo. Se trata de un montón de pequeños pasos de bebé. Quieres ir más despacio de lo que probablemente sea necesario. Ir demasiado despacio y tardar más es a menudo una mejor opción que ir demasiado rápido.

Si notas alguna alteración en alguno de los animales, vuelve a un paso anterior e inténtalo de nuevo. Si tu perro persigue a tu gato o tu felino se siente lo suficientemente incómodo como para huir, es una señal de que has ido demasiado rápido.

A menudo las presentaciones van mal porque se ha presionado a los animales para que se lleven bien con demasiada rapidez. Siempre que vayas despacio, la mayoría de los perros y gatos pueden llevarse bien.

Sin embargo, algunos perros simplemente tienen un deseo de presa demasiado grande como para no perseguir a un gato. En estos casos, incluso una introducción perfecta no puede hacer mucho. Si tienes un gato, asegúrate de adoptar un perro que se lleve bien con él.