Como propietario de una mascota, es importante cuidar la salud y la felicidad de su perro. Cuando tu cachorro no se encuentra bien, es esencial conocer los signos de enfermedad. Tanto si está enfermo como si está lesionado, es su responsabilidad entender a qué síntomas anormales debe prestar atención.

Una forma de controlar la salud de su mascota es tomar su temperatura. Sin embargo, esto no es tan simple como poner la mano en su frente. ¿Sabías que la temperatura interna normal de un perro es más alta que la tuya? Por eso su mascota se siente como un horno en las noches frías.

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para tomar la temperatura de tu perro.

¿Cuál es la temperatura normal de un perro?

Una temperatura saludable para un canino estará entre 37,5 y 39 grados centígrados. Si la temperatura de su perro es superior o inferior a este intervalo, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente.

Uso de un termómetro rectal

Aunque puede que no sea la experiencia más memorable para ti o para tu cachorro, calcular con precisión la temperatura de tu perro es esencial si crees que está enfermo. Puedes tomarle la temperatura con un termómetro de oído o rectal. Siempre debe tener un termómetro digital en el botiquín de su perro para que sea de fácil acceso. Nunca intente tomar la temperatura de su perro por vía oral.

Para tomar eficazmente la temperatura de su perro por vía rectal, deberá contar con la ayuda de un compañero. Debe ser alguien que su perro ya conozca y en quien confíe. Haz que tu mascota se tumbe de lado mientras tu familiar o amigo la sujeta suavemente. Háblale a tu perro con una voz calmada y tranquilizadora para calmarlo. Una vez que hayas lubricado bien el termómetro, levanta suavemente la cola de tu perro e introduce lentamente el termómetro en su recto con un movimiento de giro. Introduzca el termómetro entre uno y tres centímetros dentro de su mascota, dependiendo de su tamaño.

LEA TAMBIÉN:
¿A los perros les gustan los bebés? ¿Saben lo que son los bebés?

Un termómetro digital debería registrar la temperatura de su perro en unos 60 segundos, disminuyendo su (y su) malestar.

Utilizar un termómetro de oído

Un termómetro de oído es menos invasivo que un termómetro rectal si se utiliza correctamente. Un termómetro de oído mide las ondas de calor infrarrojas procedentes de la zona del tímpano de su cachorro, tomando con precisión su temperatura. Coloca el termómetro en lo más profundo de su canal auditivo en posición horizontal. Nunca ponga un termómetro de vidrio en el oído de su perro.

Qué hacer si la temperatura es anormal

Si la temperatura de su perro se sale de la franja de 37,5 a 39 grados centígrados, llévelo inmediatamente al veterinario más cercano. Llámale de antemano y pídele consejo durante el viaje a la clínica. Nunca intente aliviar los síntomas de su perro con medicamentos de venta libre. El ibuprofeno es muy tóxico para los perros.

Si su perro está hipotérmico, cúbralo con toallas o mantas calientes. Utiliza una bolsa de agua caliente o una almohadilla térmica en la posición más baja para ayudarle a entrar en calor. Utilice una toalla para crear una barrera entre su mascota y la fuente de calor. Supervise a su perro en todo momento.

Si la temperatura de tu perro es alta, dale agua fría y limpia. También puedes empapar una toalla en agua fría y extenderla sobre su espalda o cuello, o ponerla en la zona de la ingle o la axila.

¿Qué causa la fiebre en los perros?

Son muchos los factores que pueden causar fiebre en su perro, entre ellos:

  • Infección de oído
  • Infección del tracto urinario (ITU)
  • Enfermedad vírica o bacteriana
  • Infecciones de órganos
  • Un rasguño, corte o mordida infectados
  • Plantas tóxicas
  • Anticongelante
  • Alimentos o medicamentos de uso humano
LEA TAMBIÉN:
¿Por qué me mira mi perro? 4 posibles razones

Conclusión

Busque siempre atención médica inmediata si su perro tiene temperatura. Si crees que tu perro está enfermo, puedes tomarle la temperatura con un termómetro de oído o rectal. Nunca tome la temperatura de su perro por vía oral, ya que podría morderle.

Ser un dueño de perro responsable significa cuidar adecuadamente de su mascota. Si parece "apagado", vigílelo de cerca para detectar cualquier signo de enfermedad o lesión.