Digamos que después de un largo día de trabajo, te sientas en tu nuevo sofá cama, pulsas el botón para levantar las piernas y... no pasa nada. Investigas la situación y descubres que tu ágil amigo felino se ha metido debajo del sofá y ha mordido el cable de alimentación de tu sillón. Afortunadamente, tu gato parece estar ileso, pero ahora te quedas con una situación molesta; además, quién sabe si tu gatito tendrá la misma suerte la próxima vez.

Morder los cables eléctricos no sólo es costoso y molesto para los propietarios de gatos, sino que puede ser extremadamente peligroso para los propios gatos. Si su gato ha desarrollado este preocupante hábito, aquí tiene siete formas probadas de evitar que su gato mastique los cables eléctricos.

1. Cubrir los cables con algo que sepa mal

Una forma de disuadir a su gato de morder los cables eléctricos es untar los cables en algo que tenga un sabor desagradable para los gatos. Puedes probar con un producto comercial anti-mordiscos o con algo como salsa picante o aceites cítricos. Este método puede requerir un poco de ensayo y error para averiguar qué sabe lo suficientemente mal como para mantener a su gato alejado de las cuerdas.

2. Utilice un dispositivo de protección de cables

En las tiendas de artículos para el hogar hay muchos productos de protección de cables. Suelen ser artículos de plástico duro o goma gruesa que envuelven los cables eléctricos para evitar que los gatos dañen el propio cable. Los masticadores muy decididos podrían seguir destruyendo algunos de estos productos, pero vale la pena probarlos para ver si funcionan para su gato.

LEA TAMBIÉN:
¿Se puede adiestrar a los gatos como a los perros? Lo que hay que saber

3. Colocar los cables colgantes

En muchos casos, los gatos mastican las cuerdas porque encuentran juguetes irresistibles los objetos colgantes o sueltos. Juntar varios cordones sueltos o sujetar firmemente los cordones colgantes a las paredes, el suelo o los muebles puede dificultar el entretenimiento de su gato y resolver el problema de la masticación. Además, es menos probable que te tropieces con los cables.

4. Envuelve los cordones en cinta adhesiva doble

Si no tienes muchos cables que proteger, prueba a envolverlos con cinta de doble cara. A los gatos no les gusta masticar la superficie pegajosa de la cinta y pueden buscar otro juguete para morder. Este método puede llevar mucho tiempo si se trata de cubrir una gran longitud de cable, y la cinta adhesiva también atraerá la suciedad y el pelo.

5. Pasar los cables por los tubos de PVC

Otra forma de mantener la seguridad de los cables, que requiere mucho tiempo pero es eficaz, es pasarlos por un tubo fino de PVC. Esta técnica requiere cierta planificación y un poco de habilidad para medir, cortar y fijar los tubos, pero es poco probable que incluso el gato más vigoroso que mastique pueda romper este recinto protector.

6. Preste más atención a su gato

En algunos casos, su gato puede morder los cables porque está aburrido o porque intenta llamar su atención. Para intentar frenar este comportamiento en su origen, dedique tiempo a jugar e interactuar con su gato de forma individual cada día. Asegúrate de que tu gato tiene muchos juguetes, puestos de rascado y escondites para enriquecer su entorno.

LEA TAMBIÉN:
¿Pueden dos gatos compartir un arenero? Todo lo que necesita saber

Si su gato se queda solo durante largos periodos de tiempo, considere la posibilidad de contratar a un cuidador de mascotas para que lo visite durante el día. Deje la televisión encendida para que su gato le haga compañía, o incluso consiga otra mascota si puede y si su gato es sociable con otros animales.

7. Ofrecer alternativas masticables

Intente redirigir la masticación de su gato hacia otros objetos más apropiados. Algunos gatos disfrutan comiendo cartón, y podrías hacerles felices guardando las cajas de tu última compra online. También se pueden comprar numerosos juguetes masticables para gatos. Estos juguetes están disponibles en diferentes estilos, materiales y tamaños para los masticadores ocasionales o dedicados. También pueden ayudar a mantener los dientes de su gato limpios y el aliento fresco.

Por qué es peligroso masticar los cables eléctricos

Morder los cables eléctricos puede ser peligroso no sólo para su gato, sino también para su hogar. Los cables eléctricos mordidos y dañados pueden ser un peligro legítimo de incendio. Los bebés o los niños pequeños también podrían resultar heridos si tocan los cables masticados.

Para los gatos, morder los cables eléctricos puede suponer una amenaza para su vida. Los gatos pueden sufrir quemaduras en la lengua y la boca por masticar cables. También pueden ahogarse con partes de los cables o desarrollar una obstrucción intestinal si se los tragan. Los gatos pueden incluso ser electrocutados por cables con corriente. Los gatitos y los gatos jóvenes son los más propensos a morder las cuerdas y también a lesionarse gravemente al hacerlo.

LEA TAMBIÉN:
8 beneficios de la hierba para los gatos

Signos de electrocución en los gatos

Si le preocupa que su gato pueda haber sufrido una lesión por morder las cuerdas, debe consultar a un veterinario lo antes posible. Las lesiones eléctricas pueden ser dolorosas y peligrosas. Estos son algunos de los signos y síntomas que puede notar si su gato se ha lesionado al masticar cables eléctricos:

  • Salivación excesiva
  • Ardor visible alrededor de la boca
  • Dificultad para respirar
  • Reticencia a comer
  • Falta de energía

La electrocución puede causar graves daños en el corazón y los pulmones de su gato. No dudes en llamar a tu veterinario si notas alguno de estos signos.

Conclusión

Puede ser necesaria una combinación de técnicas para evitar que su gato muerda los cables eléctricos. Proteja las cuerdas para mantener a su gato a salvo mientras trabaja en redirigir su comportamiento o en entrenarlo para que no muerda. Sea cual sea el método que elija para proteger sus cables eléctricos, recuerde que los castigos severos nunca son una forma adecuada de disciplinar a su gato. Si se siente frustrado o incapaz de cambiar el comportamiento de su gato, busque el consejo de su veterinario o de un especialista en comportamiento felino antes de rendirse por completo.