Hay muchas razones por las que puedes no saber si tu gata está preñada, ya sea porque tu gata se ha ido de viaje al barrio por unas noches, porque has acogido a un gato callejero o porque tienes un gato y una gata intactos en casa. Por desgracia, los embarazos de las gatas no son tan perceptibles y fáciles de detectar como los de los humanos, sobre todo en las primeras fases de la gestación. Para planificar adecuadamente, es importante saber si tu gata está embarazada, así que esto es lo que necesitas saber sobre el embarazo de las gatas.

8 señales de que una gata está embarazada

1. Cambios en el ciclo térmico

Si su gata está embarazada, su ciclo de celo se detendrá. Esto puede no ser obvio al principio, pero probablemente te darás cuenta cuando no vuelva a entrar en celo durante más de 3-4 semanas. Si su gata parece haber interrumpido repentinamente su ciclo de celo, entonces debe tener sospechas de un embarazo.

2. Cambios en la tetina/pezón

Uno de los primeros cambios fisiológicos que notarás en tu gata si está embarazada es el cambio en sus tetas. Concretamente, notará un oscurecimiento o aumento de los tonos rosados de los pezones. A medida que avanza el embarazo de su gata, empezará a notar una hinchazón alrededor de los pezones. Si su gata ha estado preñada anteriormente, los cambios en los pezones serán probablemente más pronunciados que en el caso de un primer embarazo.

3. Cambios de comportamiento

Puede notar que su gata se vuelve más mimosa o cariñosa si está embarazada. Es posible que empiece a buscarte a ti o a otros miembros de la familia para que le des mimos y caricias. Sin embargo, se pueden observar comportamientos similares en una gata en celo, por lo que no es un indicador seguro de embarazo. El principal cambio de comportamiento que notará es que su gata empezará a "anidar", sobre todo al final del embarazo. Este comportamiento está estimulado por las hormonas y ayuda a su gata a prepararse para la llegada de sus gatitos seleccionando lugares seguros y cómodos para pasar el tiempo.

4. Aumento de peso

Más adelante en el embarazo, su gata puede ganar unos cuantos kilos de peso corporal, aunque rara vez supera los 4-5 kilos. Si no conoce el peso exacto de su gata, es poco probable que pesarla le ayude a saber si está embarazada. Sin embargo, es probable que empiece a notar un aspecto más lleno y redondeado del abdomen a medida que los gatos envejecen. Esto es mucho más fácil de notar en gatos pequeños que en gatos con sobrepeso u obesos. También suele ser más fácil de notar en los gatos de pelo corto que en los de pelo largo.

5. Aumento del apetito

Si su gata está embarazada, come más que ella, por lo que sus necesidades calóricas aumentan considerablemente. Durante el embarazo, las necesidades calóricas de su gata aumentan hasta aproximadamente 1,5 veces más que cuando no está embarazada. Para satisfacer las necesidades calóricas de su gato, así como para favorecer su desarrollo saludable, su gato debe ser alimentado con un comida para gatos que está especialmente formulado para gatitos o gatas embarazadas o lactantes. Debido a la reducción del espacio en su vientre, es probable que su gato empiece a comer varias comidas pequeñas a lo largo del día y de la noche en lugar de unas pocas comidas más grandes.

LEA TAMBIÉN:
Cómo presentar un gato a un perro (8 consejos)

6. Vómitos

Este es un signo ligeramente atípico del embarazo en las gatas, pero, al igual que en los humanos, las gatas pueden desarrollar náuseas y vómitos relacionados con los cambios hormonales. Sin embargo, es poco probable que se trate de vómitos importantes. Su gato debería seguir teniendo buen apetito y retener la mayor parte de la comida.

7. Aumento del sueño

El embarazo es un trabajo duro. Hay muchas razones por las que su gata puede dormir una siesta extra durante el embarazo, pero la razón principal es simplemente la cantidad de energía necesaria para el crecimiento de nuevos cuerpos mientras se mantienen todas las funciones normales del cuerpo de la gata embarazada. Los cambios hormonales y la dificultad para ponerse cómodo también pueden provocar una mayor fatiga y un sueño inadecuado.

8. Visita al veterinario

Hay varias razones por las que su gato puede mostrar cualquier combinación de estos síntomas, siendo el embarazo sólo una de ellas. Una visita al veterinario es la única manera de saber si su gata está embarazada, a menos que esté teniendo gatitos activamente. Hay docenas, si no cientos, de afecciones médicas que pueden provocar síntomas como fatiga, aumento de peso, náuseas y vómitos, y cambios de comportamiento, por lo que hacer que su veterinario examine a su gato descartará problemas médicos graves como enfermedades renales, hipertiroidismo, diabetes y cáncer.

Su veterinario podrá palpar el abdomen de su gata para sentir si hay algún gatito o hinchazón en el útero. Una ecografía puede identificar a los gatitos, y si su gata está lo suficientemente avanzada como para que los huesos del gatito hayan empezado a calcificarse, una radiografía también le ayudará a determinar si su gata está embarazada y le dará una buena idea de cuántos gatitos puede esperar.

¿Qué es lo siguiente?

Una vez que haya verificado que su gata está embarazada, debe empezar a hacer las cosas más cómodas para su gata y preparar la llegada de los gatos. Haga una transición lenta de su gato a una dieta apropiada para el embarazo y asegúrese de que tiene acceso a varias comidas al día. Debe tener siempre acceso a agua limpia, incluso cuando no esté embarazada. Proporcione a su gato espacios seguros y tranquilos en los que pasar el tiempo. Proporcionar un área de anidación donde se sienta lo suficientemente segura para dar a luz. Esta zona debe estar alejada de otras mascotas, niños y ruidos fuertes. Sin embargo, ten en cuenta que algunas gatas te sorprenderán a la hora de dar a luz. Podrías hacer una maravillosa zona de anidación, sólo para despertarte con gatitos en la bañera.

LEA TAMBIÉN:
Qué hacer si su gato es picado por una abeja o una avispa

Una vez que sospeche que su gata puede estar embarazada, debe empezar a reservar dinero para los gastos relacionados con el embarazo y el gatito. Algunos gatos pueden necesitar una cesárea, y las cesáreas de emergencia pueden ser prohibitivamente caras para la mayoría de la gente. Los gatitos necesitarán cuidados veterinarios antes de irse a sus nuevos hogares, y también tendrá que estar preparado económicamente para los costes asociados a la crianza de los gatitos, como la comida y los juguetes. Si crees que no estás en condiciones económicas de mantener a tu gata durante el embarazo, de costear los gastos de emergencia y de cuidar a un gatito, deberías hablar con tu veterinario sobre las opciones que tienes a tu disposición.

¿Cómo puedo saber si mi gata está en celo?

Para quedarse preñada, la gata debe estar en celo. También es posible que se refiera a esto como celo o estar "en celo". Durante el celo, la gata experimenta cambios hormonales y fisiológicos que preparan el cuerpo para el embarazo. Las gatas empiezan a tener ciclos de celo a partir de los 4 meses de edad, por lo que es importante saber en qué hay que fijarse, tanto si se trata de prevenir un embarazo como de criar o de determinar cuándo hay que esterilizar a la gata.

Escucha las pistas

Una gata en celo suele ser muy ruidosa y pasa gran parte del tiempo aullando en voz alta. Puede notar cambios de comportamiento, como un aumento de las caricias o la búsqueda de atención. Aunque no se sabe si los ciclos de celo son dolorosos para los gatos, algunas personas consideran que sus aullidos y su comportamiento inusual son un indicador de que, al menos, están incómodos. Tanto si su gato está en el interior como en el exterior, es posible que vea gatos que nunca antes había visto pasar por su casa. No es infrecuente ver a los gatos de tipo Tom pelearse cuando hay una gata en celo cerca.

¿Cuánto dura el celo de una gata?

Es posible que hayas oído que una vez que una gata entra en celo, no saldrá de él hasta que sea esterilizada o apareada. Esto es un poco erróneo, ya que los gatos entran y salen de su ciclo de celo. Normalmente, una gata estará en celo entre 2 y 19 días, durante los cuales presentará los síntomas mencionados anteriormente. La duración media del celo de una gata es de unos 6-7 días. Si no está apareada o esterilizada, su gata saldrá del celo. Sin embargo, las gatas sólo permanecen sin celo durante unas 2-3 semanas antes de volver a entrar en celo. A modo de comparación, las perras suelen entrar en celo cada 6 meses aproximadamente.

¿Cuánto dura el periodo de gestación de una gata?

El periodo de gestación de una gata suele durar entre 63 y 65 días, pero se sabe que algunos embarazos de gatas superan los 70 días. Sin embargo, es poco probable que note algún indicio de que su gata está embarazada hasta que hayan pasado al menos dos semanas de gestación.

LEA TAMBIÉN:
¿Sudan los gatos cuando se sobrecalientan? Lo que hay que saber

¿Cómo puedo prevenir el embarazo de una gata?

La única forma de garantizar que su gata no se quede embarazada es esterilizarla. Por mucho cuidado que tengas, es posible que tu gato se cuele por una ventana o puerta que no esté bien cerrada. No hay garantía de que su gata intacta no tenga la oportunidad de entrar en contacto con un macho intacto. Si tiene una gata de raza pura con contrato de cría, debería hablar con su criador y veterinario sobre la mejor manera de proteger a su gata de un embarazo no deseado o no planificado.

Muchas personas creen que no pueden permitirse esterilizar a su gato y que esto puede ser un procedimiento caro. Sin embargo, si no puedes permitirte esterilizar a tu gato, deberías considerar seriamente la posibilidad de no poder permitirte un cuidado adecuado durante y después del embarazo. Hay muchos programas de esterilización de bajo coste, y muchos refugios de animales ofrecen vales de descuento a los veterinarios locales. Las tarjetas de crédito médicas y las tarjetas de crédito normales pueden ofrecerle la oportunidad de esterilizar a su gato con pagos sin intereses.

Si tiene una relación establecida con el veterinario de su gato, es posible que esté dispuesto a trabajar con usted en un plan de pagos. Recuerda que si tu veterinario puede colaborar contigo en los pagos o te ofrece un descuento, es una cortesía para ti. No están obligados a hacerlo, y muchos veterinarios no ofrecen estas opciones por muchas razones. Esto no significa que no se preocupen por el bienestar de su gato.

En conclusión

La única forma de prevenir el embarazo de una gata es esterilizarla, y la única forma de saber con seguridad que está embarazada es acudir al veterinario antes de que se levante con un gatito. El embarazo de un gato puede ser complicado e imprevisible. Al igual que con los humanos, todas las gatas tienen experiencias diferentes con sus embarazos. Dependiendo de la edad, el tamaño, los instintos, la salud y el número de gatitos de su gato, puede notar comportamientos y signos muy diferentes a los que observaría en otro gato. Si tiene alguna duda sobre si su gata está o no embarazada, lo mejor es que hable de sus preocupaciones con su veterinario para que le dé respuestas, orientación y apoyo.