Los perros tienen muchas formas de comunicarse entre sí y con sus dueños, como lamerse, olfatear y ladrar. A veces su perro le ladrará para hacerle saber que necesita algo, ya sea comida o atención. Otras veces, su perro puede ladrar para hacerle saber que hay una amenaza cerca o que algo va mal. Pero, ¿cómo saber cuál es cuál?

Echa un vistazo a las cuatro posibles razones del comportamiento ladrador de tu perro para ver qué puedes hacer para darle lo que necesita y limitar sus ladridos excesivos.

1. Su perro quiere comida

Si su perro le mira y ladra, pero no gruñe ni muestra signos de agresividad, como orejas erguidas, cola levantada o cola baja, podría significar que tiene hambre. Si es cerca de la hora de comer, es señal inequívoca de que tu perro te está diciendo "¡Eh, dame de comer!". Incluso si su perro ha comido, la mayoría de los perros son motivados por la comida y puede ser sólo una petición de más comida.

2. Su perro está listo para salir a pasear

Los perros necesitan hacer ejercicio y les encanta pasar tiempo con los humanos, como el paseo diario. Si sacas a pasear a tu perro siempre a la misma hora, puede que los ladridos sean sólo un recordatorio de que es hora de irse.

3. Un juguete está en un lugar inaccesible

Los perros tienen la costumbre de patear los juguetes u otras golosinas debajo de las mesas o los sofás mientras juegan. Si su perro le ladra y corre hacia el sofá o la mesa para ladrar o arañar, es muy probable que el tesoro esté debajo de los muebles y no pueda cogerlo. Tu perro sólo te está haciendo saber que necesita que le eches una mano.

LEA TAMBIÉN:
Perro de servicio vs. perro de terapia vs. perro de apoyo emocional: principales diferencias

4. Su perro necesita un poco de atención

A la mayoría de los perros les encanta recibir atención de sus dueños. En algunos casos, su perro puede ser tan exigente con la atención que le ladra para conseguirla. Sin embargo, no es un buen comportamiento para reforzar. Si cede a tales exigencias, cree un ciclo de recompensas que enseñe a su perro a ladrar cada vez que quiera atención. Aunque ahora te venga bien, la próxima vez puede ser durante una llamada de trabajo o mientras estás atendiendo la cena. En su lugar, enseñe a su perro distintas formas de señalar su deseo de atención, como sentarse frente a usted o levantar una pata.

Cómo reducir los ladridos excesivos

Los perros se comunican ladrando, por lo que no es realista esperar que un perro no ladre nunca. Sin embargo, si los ladridos llegan a ser excesivos, puedes adiestrar a tu perro para que reduzca el tono.

Aquí tienes algunos consejos:

  • Nunca grites a tu perro. Esto sólo estimula a su perro a ladrar aún más porque piensa que usted se está uniendo a él. Hable con calma y firmeza.
  • Entrene a su perro para que entienda la orden "silencio". Diga "silencio" con voz tranquila y firme cuando su perro ladre. Una vez que se detenga, recompense a su perro y elógielo por estar quieto. Con el tiempo, su perro asociará la orden con una recompensa.
  • Otra opción es enseñar a su perro a "hablar", o ladrar a la orden. Una vez que haya aprendido este adiestramiento, podrá enseñar a su perro a dejar de ladrar con la orden "silencio".
  • Considere si los ladridos se deben a que su perro se aburre. Si tu perro no tiene mucha actividad, esto puede alimentar los ladridos. Intente hacer más ejercicio para cansar a su perro y reducir los ladridos excesivos.
  • Ladrar proporciona un subidón de adrenalina a los perros, por lo que si permite que este comportamiento continúe, es más probable que su perro ladre todo el tiempo.
  • Algunas enfermedades pueden provocar ladridos y vocalizaciones excesivos, como la demencia, las enfermedades cerebrales o el dolor crónico. Si los ladridos excesivos surgen de la nada, lleve a su perro al veterinario para ver si existe una causa subyacente.
LEA TAMBIÉN:
¿Cuántas proteínas necesitan los perros senior?

Conclusión

Los perros ladran por diversos motivos, pero algunas pistas contextuales pueden darle una idea de lo que su perro busca cuando le ladra. Preste atención al lenguaje corporal, la hora del día y lo que su perro pueda necesitar para determinar el motivo de los ladridos.