La mayoría de los padres de perros no pestañean cuando su perro macho se posa en otro perro, en una almohada, en la pierna de un desconocido o incluso en el aire. Pero cuando las hembras muestran este comportamiento, algunos padres se quedan perplejos. La buena noticia es que este comportamiento es esperable tanto en los perros machos como en las hembras, incluso en los que han sido fijados a una edad temprana. A continuación le explicamos por qué las perras se encorvan.

Las 6 razones por las que las perras se encorvan

1. Dominio social

Saltar es una acción de dominación social entre perros. Cuando los perros se suben o se posan sobre otro animal, o quizá sobre la pierna de una persona, es su forma de intentar imponer su dominio. Intentan decir a esa criatura que son el mejor perro de la casa.

Existe la teoría de que este comportamiento se da en perras que han sufrido una masculinización prenatal. Esto ocurre en mamíferos que tienen varias crías a la vez. Cuando el número de machos de una camada es mayor que el de hembras, éstas sufren cambios hormonales en el útero. Por desgracia, sin disponer del historial de cría de su perro, es imposible saber si esto ha ocurrido.

Aunque puede que no se traduzca bien en el comportamiento humano, jorobar es un comportamiento social estándar para los perros. Si no es excesivo ni causa daño, probablemente no sea algo de lo que preocuparse.

2. Estrés o excitación

Para algunos perros, montar un objeto es la solución para descargar su estrés o excitación. Cuando conocen a una nueva persona o a un nuevo perro, o cualquier otra situación estresante o excitante, acaban de aprender que la mejor forma de liberar su energía es montar algo.

Si su perro monta cosas de repente cuando antes no tenía problemas con este comportamiento, piense si ha cambiado algo recientemente que pueda hacer que su perro se estrese. ¿Tiene un perro nuevo? ¿Ha tenido un bebé? ¿Ha cambiado drásticamente su horario?

LEA TAMBIÉN:
Las 10 mejores razas de perro para niños y familias (con fotos)

Una alteración de sus hábitos puede hacer que su perro se acurruque sobre una almohada para aliviar el estrés hasta que se adapte mejor. Si esto se convierte en un problema, intenta reducir el estrés de tu perro en otras áreas y proporcionarle más ternura para ayudarle a adaptarse a su nueva normalidad.

3. 3. Comportamiento compulsivo

El cojeo, sobre todo en respuesta al estrés, puede convertirse en un comportamiento compulsivo para los perros. Si el hecho de que su perro cojee se convierte en un problema para él y para usted, consulte a un veterinario sobre la posibilidad de que haya desarrollado un trastorno de ansiedad.

Especialmente si su perro ha experimentado recientemente una cantidad significativa de estrés, puede que no esté afrontando los cambios en su vida tan bien como usted pensaba en un principio. Un veterinario puede ayudarle a determinar el mejor tratamiento para que su perro afronte mejor el estrés.

4. Búsqueda de atención

Montar también puede convertirse en un comportamiento de búsqueda de atención en perros que no hacen suficiente ejercicio o no juegan lo suficiente. Para algunos perros, incluso una atención negativa, como un "no", es mejor que ser ignorados.

Si observa que su perro se joroba para llamar su atención, considere la posibilidad de incorporar más tiempo de juego y adiestramiento a su horario diario. Es más fácil conseguir que la mayoría de los perros hagan lo que usted quiere recompensándoles por lo que usted quiere que hagan. Si su perro puede anticiparse a pasar tiempo de calidad con usted, es posible que deje de jorobar cosas para llamar su atención.

5. 5. Comportamiento sexual

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que este comportamiento sea de naturaleza sexual. Si el comportamiento tiene una motivación sexual, irá acompañado de otros comportamientos "coquetos" del perro, como mover la cola, jugar a las reverencias y dar zarpazos.

Las montas también son un comportamiento lúdico de los perros. Sin embargo, algunos perros mal o insuficientemente socializados montan excesivamente en respuesta a otros perros que intentan jugar con ellos. Nunca han aprendido a jugar correctamente y se excitan sexualmente en exceso por la atención de otro perro.

LEA TAMBIÉN:
¿Por qué mi perro huele tan mal incluso después del baño?

6. 6. Problemas de salud

También hay algunos problemas de salud que pueden disfrazarse de joroba excesiva. Las infecciones del tracto urinario, las alergias cutáneas, el priapismo (una erección prolongada) o la incontinencia pueden presentarse como encorvamiento excesivo.

Frotar los genitales contra muebles o almohadas puede aliviar las molestias causadas por estas enfermedades. Por eso, sobre todo si el comportamiento de joroba es nuevo en tu perro, puede estar justificada una visita al veterinario para descartar cualquier problema médico.

¿Cuándo se convierte en excesivo?

Como ya se ha dicho, montarse es un comportamiento normal de los perros. No es excesivo que su perro se suba a las almohadas de la cama una o incluso dos veces al día. Tampoco es anormal ver a su perro posarse socialmente sobre otro animal.

Se convierte en un problema cuando su perro se posa sobre objetos más de dos veces al día o se posa sobre otros animales con tanta frecuencia y durante tanto tiempo que se prolonga más allá de un tiempo de juego cómodo para ambos animales.

El jorobamiento puede ser peligroso si su perro intenta jorobar a un perro extraño o si un perro grande empieza a jorobar a un animal pequeño. Por lo tanto, es esencial detener la joroba a la orden para la seguridad de todas las criaturas involucradas.

¿Qué debo hacer si mi perro se encorva excesivamente?

El primer paso es identificar por qué su perro está jorobando. Una visita al veterinario para descartar cualquier problema de salud es un buen punto de partida; a continuación, empiece a analizar la situación de su perro. ¿Ha cambiado algo recientemente que pueda causarle estrés? Si es así, empiece a trabajar para desestresar a su perro y ayudarle a adaptarse a los cambios en su vida.

Si su perro joroba para llamar la atención, es hora de empezar a modificar su comportamiento. En primer lugar, debe conocer las señales de advertencia. Si su perro se acerca a alguien o a algo y empieza a jadear o a darle zarpazos, son señales de que podría estar preparándose para montarlo. Cuando vea estas señales, distraiga a su perro para que no las necesite. Dele un juguete o pídale que ejecute una orden de obediencia sencilla, como sentarse o dar la mano.

LEA TAMBIÉN:
Perro de servicio vs. perro de terapia vs. perro de apoyo emocional: principales diferencias

Cuando no les pilles de antemano y empiecen a jorobar algo, ignora el comportamiento. Puede ser un reto porque llamará la atención, pero "corregirles" sólo refuerza que pueden llamar la atención haciéndolo. Tú y tus invitados tendréis que ignorarlo si empieza a ocurrir.

Por último, enséñele a dejar las cosas en paz. Cuando su perro vaya a posarse sobre algo, dele la orden "déjalo" o algo similar y, si detiene su comportamiento, dele una recompensa. Déle un refuerzo positivo por el comportamiento que desea, en lugar de una corrección negativa por el comportamiento que no desea, ya que su perro puede considerar cualquier atención como un refuerzo del comportamiento.

Conclusión

Aunque resulte molesto o embarazoso para sus compañeros humanos, montar y posarse es un comportamiento y una socialización habituales en los perros. Afortunadamente, si este comportamiento se vuelve problemático para usted o su perro, existen muchos recursos que pueden ayudarle a cortarlo de raíz. Recuerde que, como con cualquier adiestramiento canino, debe centrarse en el refuerzo positivo más que en la corrección, ya que los perros se motivan con recompensas y elogios. Con el adiestramiento suficiente, usted y su perro podrán vivir una vida feliz y sin joroba.