Es algo que la gente ha dado por cierto durante mucho tiempo, y ahora hay pruebas científicas que lo respaldan: Los perros pequeños son, por término medio, más agresivos que los grandes.

Pero, ¿por qué? ¿Están inseguros de su talla? ¿Han sido criados para un trabajo más duro que sus hermanos mayores? ¿O simplemente piensan que nadie les verá venir?

Queríamos llegar al fondo de este misterio, así que nos sumergimos a fondo en el asunto.

Pruebas

Hasta hace poco, la mayoría de las pruebas que apoyaban esta teoría eran anecdóticas. Sin embargo, según un estudio reciente de la Universidad de Helsinki, los perros pequeños tienen 49% más probabilidades de mostrar un comportamiento agresivo que los grandes y 38% más que los medianos. (No hubo diferencias en la probabilidad de agresión entre perros medianos y grandes).

Aunque es fácil tomar esta información al pie de la letra y suponer que el tamaño es lo único que importa, hay otros factores que el estudio sugiere que pueden contribuir a la agresividad. Entre ellos se incluyen la edad, el sexo, el miedo, la raza, los perros de la familia y la interacción del propietario con sus perros.

Resulta que los perros pequeños salen perdiendo en casi todas estas categorías, lo que explica en gran medida por qué son más agresivos en general.

Hay dos factores que no influyen necesariamente en el tamaño: el sexo y el número de perros de la familia. Los perros machos suelen ser más agresivos que las hembras, pero esto es válido para perros de cualquier tamaño.

Además, cuantos más perros haya en la casa, menos probabilidades habrá de que se produzcan agresiones; parece que se enseñan unos a otros los modales adecuados. Sin embargo, suponemos que las personas con perros pequeños tienen las mismas probabilidades de tener más mascotas que las que tienen cachorros más grandes, por lo que es poco probable que esto contribuya al complejo de Napoleón de los perros pequeños.

Veamos sucesivamente cada uno de los factores restantes.

4 razones por las que los perros pequeños son más agresivos que los grandes

1. Edad

Según el estudio, la probabilidad de agresión aumenta a medida que el perro envejece, siendo el riesgo más significativo después de los 10 años. Dado que la vida media de un perro de raza grande es de sólo 8-12 años, tiene sentido que esto tenga un mayor impacto negativo en las razas pequeñas.

LEA TAMBIÉN:
¿Pueden los perros percibir cuando alguien está a punto de morir?

A medida que el perro envejece, diversos factores pueden volverlo gruñón. Muchos perros no gozan de buena salud y pueden sufrir dolores físicos todo el tiempo, lo que aumenta las probabilidades de que se vuelvan irritables. Otros pueden tener dificultades para ver y es más fácil que les pille por sorpresa.

Los perros pueden incluso padecer demencia, y esto puede hacer que un perro por lo demás dulce reaccione de forma violenta e impredecible.

Es posible que no pueda hacer mucho contra este factor (y tener un perro viejo y enfermo puede ser preferible a tener un perro que murió joven), pero para dar a su perro la mejor oportunidad de envejecer con gracia, aliméntelo con una dieta sana, hágale mucho ejercicio y llévelo a revisiones periódicas.

2. Miedo

El mundo es un lugar grande y aterrador cuando eres un chihuahua de 1,5 kg. Los perros pequeños tienen muchos más depredadores que los grandes y tienen que preocuparse de todo, desde búhos y pumas hasta, sí, perros más grandes.

Tiene sentido que estén siempre en guardia. Sencillamente, tienen que enfrentarse a más situaciones de vida o muerte que un gran danés, por lo que es probable que desconfíen más de todos y de todo.

Los perros más pequeños también son más propensos a herirse accidentalmente. Ya sea porque los pisan, se les caen o simplemente juegan con ellos con demasiada brusquedad, también tienen que preocuparse por las personas que forman parte de sus vidas. Probablemente tú mismo serías un gruñón si tuvieras que preocuparte de que los gigantes te pisaran todo el tiempo.

La mejor forma de aumentar la confianza de un perro es socializarlo todo lo posible. También deberás tener mucho cuidado con ellos y asegurarte de que los demás miembros de la familia (especialmente los niños) sepan que deben tener cuidado.

LEA TAMBIÉN:
¿Cuánta agua necesita un perro? Lo que hay que saber

3. Rasa

No sabemos si atribuirlo a la correlación o a la causalidad, pero el hecho es que, según el estudio, hay más razas pequeñas propensas a la agresividad que razas grandes. Las tres razas con más probabilidades de ser agresivas son el caniche miniatura, el schnauzer miniatura y el rough collie.

Otras razas de perro que obtuvieron puntuaciones altas en la escala de agresividad fueron los chihuahuas, el Crestado Chino y el Coton de Tulear, todos ellos perros pequeños.

A primera vista, no hay razón para que esto sea así; después de todo, no es que nadie haya criado caniches miniatura para el combate. Sea cual sea el motivo, parece existir una relación entre las razas pequeñas y las tendencias agresivas.

4. Interacción con el propietario

Este es uno de los factores más importantes y sobre el que más control tienes. Los investigadores responsables del estudio descubrieron que los propietarios de perros de razas pequeñas eran menos propensos a adiestrarlos, lo que los hacía más propensos a ser violentos y mal educados.

Esto puede deberse a varias razones. Algunos propietarios piensan que su pequeño cachorro no puede hacer mucho daño, por lo que no tiene sentido adiestrarlo, mientras que otros pueden pensar que es simpático ver a un cachorro pequeño adoptar una actitud agresiva hacia un perro mucho más grande.

Podría ser bonito, hasta que el perro más grande decida que ya está harto. Lo cierto es que si no adiestras a tu perro pequeño, es mucho más probable que tenga un final prematuro. Un perro pequeño que muerde a los niños -aunque el daño no sea grave- tiene más probabilidades de que se le practique la eutanasia, y uno que inicia peleas con rottweilers tiene más probabilidades de acabar muriendo por las heridas sufridas en esa pelea.

Si decide adoptar un perro de raza pequeña, debe darle la misma cantidad de socialización y trabajo de obediencia que le daría a un perro más grande. Puede que no supongan una amenaza para la vida humana, pero pueden desfigurar a las personas (especialmente a los niños pequeños) y no querrás que tu querida mascota encuentre una muerte prematura por no haberle enseñado a hacerlo mejor.

LEA TAMBIÉN:
¿Por qué mi perro huele tan mal incluso después del baño?

Otro factor es que los propietarios primerizos tienden a adoptar perros más pequeños, con la impresión errónea de que son más fáciles de educar. Muchas razas pequeñas son increíblemente testarudas, mientras que los perros grandes pueden ser agradables y fáciles de complacer, así que no hagas suposiciones. Investiga, elige la raza más adecuada para ti y no temas pedir ayuda a un profesional si la necesitas.

¿Cuál es el veredicto? ¿Por qué los perros pequeños son más agresivos que los mayores?

No hay una respuesta única a esta pregunta (y hay que señalar que no siempre es así: hay muchos perritos dulces y muchos gigantes feroces). Es una combinación de muchos factores, entre ellos el miedo que conlleva ser un perro pequeño en un mundo muy, muy grande.

La buena noticia es que la agresividad no es un rasgo inmutable. Hay cosas que puede hacer para que su perro pequeño sea más amistoso, menos miedoso y, en definitiva, menos agresivo.

Todo empieza con un adiestramiento y una socialización adecuados. Una vez que sepan que no todo en el mundo quiere comérselos (y que tú les cubres las espaldas si algo lo intenta), se mostrarán más curiosos y acogedores que recelosos y enfadados. Pero hay que invertir tiempo y esfuerzo.

Mantenerlos sanos es igualmente importante. Asegúrate de que tengan una dieta sana, juega con ellos de forma segura y llévalos a revisiones periódicas. De ese modo, tendrán menos probabilidades de sufrir cuando se hagan mayores, y nadie puede ser feliz si sufre.

Si tienes un perro pequeño, debes tener especial cuidado de que se comporte bien y esté bien cuidado. Pueden ser tan divertidos y mimosos como los de mayor tamaño, pero sólo si sus dueños también saben comportarse.