Es probable que hayas visto vídeos virales de gatos que reaccionan de forma a veces dramática ante la aparición repentina de un pepino. Los gatos casi siempre saltan en el aire asustados, lo cual es una broma divertidísima pero algo cruel. Estos vídeos están por todo Internet y parece que casi todos los gatos tienen la misma reacción ante esta fruta benigna. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Por qué?

En este artículo, veremos las dos razones más probables por las que los gatos tienen tanto miedo a los pepinos y por qué no deberías intentar esta popular broma casera con tu incauto felino (¡por muy fuerte que sea la tentación!).

Las 2 razones por las que los gatos tienen miedo a los pepinos

1. Confunden el pepino con una serpiente

Aunque no existe una respuesta definitiva sobre por qué los gatos tienen tanto miedo a los pepinos, la mayoría de los expertos coinciden en que no es la fruta en sí la que les da miedo, ya que muchos gatos disfrutan del sabor de los pepinos. De hecho, hay vídeos de presuntos bromistas de gatos que colocan astutamente la fruta cerca de un gato desprevenido, sólo para descubrir que el gato empieza a atiborrarse de ella.

Por supuesto, no hay ninguna razón real para que un gato tenga miedo del pepino o de cualquier otra fruta o verdura, y la mayoría de los expertos coinciden en que la razón más probable de la reacción del gato es que confunda el pepino con una serpiente. Los gatos tienen un instinto innato de evitar las serpientes, y un pepino se parece lo suficiente a una serpiente como para evocar una reacción extrema, aunque de corta duración. El pepino es largo y verde, como la mayoría de las serpientes, y la reacción instintiva del gato es saltar en el aire lo más alto posible para evitar ser mordido.

LEA TAMBIÉN:
Comprender los aminoácidos esenciales en la dieta de su gato

Otra prueba de esta teoría es que casi cualquier cosa alargada, como una serpiente de goma, evoca la misma reacción, lo que descarta que el pepino sea el culpable.

2. La aparición repentina les pilla desprevenidos

Los gatos son animales notoriamente alertas e instintivos y son extremadamente conscientes de su entorno. En todos estos vídeos virales, el pepino se coloca subrepticiamente detrás del gato mientras éste duerme o come, y es la repentina aparición de algo que antes no estaba allí lo que les da el susto.

Los gatos son cuidadosos y quisquillosos y, por lo general, sólo empezarán a comer cuando estén seguros de que no hay peligro y de que no hay otros gatos o perros cerca de sus cuencos de comida. La repentina aparición del pepino que no estaba allí hace un segundo -y que tiene forma de serpiente- es suficiente para hacerles saltar. Lo mismo puede decirse de los gatos que duermen. Los gatos suelen tener un lugar seguro y cómodo en el que disfrutar de su sueño diario, y la aparición repentina de un pepino o de casi cualquier objeto extraño les resulta sorprendente.

Por qué nunca debes asustar a los gatos con pepinos

Los gatos tienen reacciones dramáticas de sobresalto y puede ser divertidísimo verlos saltar en el aire con sólo ver un pepino. Pero en realidad, la broma no es tan graciosa cuando se piensa en ella, ¡y mucho menos para el gato! Esta reacción puede causar problemas de salud a su felino y nunca debe ser intencionada.

LEA TAMBIÉN:
Cómo determinar el sexo de un gato

En primer lugar, saltar repentinamente en el aire puede causar fácilmente lesiones a su gato o a otra mascota o humano cercano. Podría chocar con algo afilado o romper un cristal cercano y hacerse daño. Esta broma aparentemente inocente también puede causar un estrés prolongado a tu gato, y pueden pasar varias horas hasta que su ritmo cardíaco baje y se sienta finalmente tranquilo. La hora de la comida o de acostarse puede convertirse en un acontecimiento lleno de ansiedad y puede ser difícil de superar. Se ha demostrado que esta ansiedad sostenida causa problemas inmunológicos y problemas intestinales, lo que puede conducir a una vida más corta.

¿Y si ya tienen miedo a los pepinos?

Si ya le ha gastado la broma a su gato y ahora cualquier objeto alargado le asusta, tendrá que corregir el comportamiento. Intenta introducir el pepino lentamente y con calma y repite el proceso durante varios días hasta que se acostumbre. Además, no vuelvas a asustarles intencionadamente, ya que esto probablemente deshará todo tu trabajo.

Reflexiones finales

Según los expertos, es muy probable que los gatos no tengan un problema con el pepino en sí, sino que son las circunstancias que lo rodean las que desencadenan sus instintos naturales. Sin embargo, la mayoría de los expertos también coinciden en que puede ser muy perjudicial para la salud de tu gato que lo asusten con demasiada frecuencia, y por muy graciosos que parezcan los vídeos virales, es una broma que no debería tener continuidad.

LEA TAMBIÉN:
¿Pueden dos gatos compartir un arenero? Todo lo que necesita saber