Las picaduras de insectos son relativamente frecuentes en los gatos. A los gatos les gusta jugar, y los insectos suelen ser presas tentadoras. Si su gato es juguetón y curioso, puede acercar demasiado la pata a una abeja o avispa y sufrir una picadura. En la mayoría de los casos, los gatos se curan solos de una picadura de abeja y sólo necesitan unos primeros auxilios menores. Sin embargo, algunos gatos tienen reacciones alérgicas potencialmente mortales cuando les pican. Vigile a su gato para detectar signos de reacciones alérgicas y considere la posibilidad de ponerse en contacto con un veterinario.

Pasemos ahora a cómo afrontar exactamente una situación así.

Tipos de picaduras de insectos

Tanto las abejas como las avispas suelen picar a los gatos. Pueden parecer similares, pero sus picaduras son muy diferentes. Las avispas tienen agujas rectas que no se desprenden cuando pican. Esto significa que una avispa puede picar una y otra vez.

Por otra parte, la aguja de una abeja se desprende durante la picadura. Cada abeja sólo puede picar una vez, pero la aguja permanecerá en la piel de su gato. Puede seguir bombeando veneno durante varios minutos, por lo que retirar la aguja rápidamente reducirá el dolor y la inflamación.

Signos de picadura de abeja

Los gatos a menudo intentan ocultar el dolor y puede que no sea obvio que se ha producido una picadura de abeja. Las picaduras de abeja son más frecuentes en gatos jóvenes y gatos con acceso al exterior, pero también pueden producirse en el interior o en el exterior en gatos mayores o jóvenes de forma ocasional.

LEA TAMBIÉN:
9 señales de que tu gato te quiere

Los gatos suelen pincharse alrededor de la cara y la pata. Pueden cojear o rascarse en la picadura. Busque un pequeño bulto hinchado en el lugar de la picadura.

Primeros auxilios en caso de picadura de abeja

En cuanto te des cuenta de que tu gato ha sido mordido, retíralo de la zona y busca un lugar seguro para evaluarlo y tratarlo. Aunque es poco probable que una sola picadura provoque una reacción grave, es posible que haya otras abejas o avispas cerca. Las reacciones más graves a las picaduras de insectos se producen cuando el insecto pica más de una vez.

Si a su gato le pica una abeja, es importante eliminar la picadura rápidamente. Raspa el aguijón con el borde de un carné de conducir o una tarjeta de crédito. No pellizques la picadura con pinzas, ya que puedes aplastar el saco del veneno y empeorar la picadura.

Tras extraer la mordedura, evalúe las heridas de su gato. Busque en el pelaje de su gato para asegurarse de que no hay otras picaduras de insectos. Vigile los síntomas de su gato para detectar una reacción alérgica más grave. La mayoría de las picaduras de insectos no requieren atención veterinaria. Considere la posibilidad de visitar inmediatamente a un veterinario si su gato ha sido picado más de una vez o si la picadura de insecto se produjo dentro de la boca. Probablemente merezca la pena llamar al veterinario, independientemente de dónde o cuántas veces haya picado tu gato.

Si su gato sólo experimenta una ligera hinchazón, una compresa fría le ayudará a reducir los síntomas. Las verduras congeladas, una bolsa de hielo o una toalla fría aplicada en el lugar ayudarán a reducir la hinchazón y aliviar el dolor.

LEA TAMBIÉN:
Remedios caseros para tratar los ácaros del oído en los gatos

La difenhidramina/Benadryl puede reducir la hinchazón y minimizar las reacciones alérgicas en los gatos, pero siempre debe ser prudente cuando administre a su gato medicamentos sin receta médica. Muchos analgésicos son tóxicos para los gatos. Además, la dosis varía de un gato a otro. Se recomienda administrar a su gato 1 mg de Benadryl por kilogramo de peso para las picaduras de insectos. Si tiene alguna duda sobre la administración de medicamentos sin receta a su gato, póngase en contacto con su veterinario para obtener consejos específicos o deje de tomar el medicamento.

Aunque la picadura parezca leve al principio, vigile a su gato para detectar signos de una reacción grave. Si aparecen síntomas de una reacción alérgica grave, póngase en contacto con un veterinario inmediatamente.

Reacciones graves a una picadura

La mayoría de las veces, las picaduras de abeja sólo provocan una ligera hinchazón y molestias a su gato. En raras ocasiones, una picadura puede provocar una reacción extrema denominada shock anafiláctico .

Si su gato muestra síntomas de shock anafiláctico, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente y llévelo para que reciba tratamiento. Cualquier signo de shock anafiláctico debe tomarse en serio. El shock anafiláctico suele ser mortal si no se trata a tiempo.

Prevenir futuras picaduras de insectos

Es poco probable que las picaduras de abeja sean graves para los gatos, pero también se pueden tomar medidas para que sean menos probables en el futuro. Si permite que su gato salga al exterior, fíjese si hay colmenas alrededor de su casa. Si ves a tu gato jugando con un escarabajo, comprueba que no sea dañino. Si su gato intenta jugar con una abeja o avispa, retírelo inmediatamente de la situación potencialmente peligrosa.

LEA TAMBIÉN:
Gatos machos vs gatas hembras: Diferencias clave (motanis vs gatas)

Los insecticidas y repelentes químicos de insectos pueden reducir la actividad de los insectos en su zona, pero deben utilizarse con precaución o no utilizarlos en absoluto. Los insecticidas suelen ser tóxicos para los gatos y pueden provocar síntomas graves. Considere la posibilidad de utilizar otros métodos de control de insectos, especialmente en zonas a las que su gato pueda tener acceso.

Reflexiones finales

Aunque algunas picaduras de insectos pueden ser graves, la mayoría de los gatos se curan rápidamente de una picadura de abeja. La administración de primeros auxilios básicos puede ayudar a que su gato se sienta más cómodo tras una picadura. No se asuste tras una picadura de abeja, pero trátela con seriedad. Conocer los signos de una reacción grave puede salvar la vida de su gato.

Etiquetado en:

, , ,