Cada vez que vea la adorable cara de su cachorro, probablemente querrá abrazarlo y besarlo. Aunque a los humanos nos gusta demostrar nuestro afecto con besos y abrazos, ¿significa eso que nuestros compañeros caninos sienten lo mismo?

Como no podemos hablar el lenguaje de nuestros congéneres caninos, queda mucho por interpretar mediante el estudio del lenguaje corporal y la observación de determinadas expresiones. Como cualquier otra cosa, algunos perros adoran los abrazos, pero otros no sienten lo mismo.

Es algo tan individual que resulta difícil determinar exactamente en qué categoría entra tu perro. Aunque hemos tomado algunos consejos de los expertos, tú eres quien mejor conoce a tu perro. Así que vamos a descubrirlo todo sobre los perros y los mimos.

Los perros y el lenguaje corporal

Los perros son tan sociables con los humanos que a veces cuesta recordar que son una especie completamente distinta. Quieren ir donde nosotros vamos, comer lo que nosotros comemos y jugar cuando nosotros jugamos. Parecen estar unidos por la cadera en todo momento. Sin embargo, tienen sus propios gustos y aversiones.

Cuando les mostramos afecto físico, todos sabemos que a las mascotas les encanta un buen masaje. Les encanta recibir atención de personas a las que consideran parte de su manada. Algunos perros son más sensibles que otros debido a malos tratos anteriores o a circunstancias de la vida.

Y a veces, si su perro tiene problemas de salud como la artritis, los mimos y las caricias pueden llegar a ser dolorosos. Así pues, distintos ámbitos pueden influir en la respuesta de un perro a los abrazos y otras formas de afecto humano.

Así que vamos a desglosar cada una de estas cosas una por una para hacernos una idea de cómo se sienten los perros.

Perros y abrazos

Según el AKC, a los perros no les gustan los abrazos. De hecho, señalan que abrazar a un perro puede ser peligroso. En la naturaleza, los perros no se abrazan, ¿verdad?

Si abrazas a tu perro, puede escaparse y sentirse abrumado o ansioso por tu comportamiento. Así que, aunque abraces a tu perro, no significa necesariamente que entienda lo que está pasando.

Para los perros nerviosos o territoriales, esto supone un riesgo aún mayor. Puede ser aún más preocupante si establece contacto visual, ya que esto puede indicar una amenaza, aunque no sea intencionada.

LEA TAMBIÉN:
Cómo limpiar una mordedura de perro (7 sencillos pasos)

Aunque entendemos esta conclusión del AKC, hay muchos factores a tener en cuenta, como el estado de salud actual, la personalidad individual y la conexión con la persona que ofrece el abrazo.

La ASPCA parece estar de acuerdo: aunque los mimos no son naturales para los perros, que les gusten o no depende de cada cachorro. Si tu abrazo recibe una respuesta de entusiasmo, movimiento de cola y gestos tontos, probablemente entiende la acción y devuelve el cariño, aunque no entienda del todo el abrazo.

La historia importa

Si su perro se ha criado con su familia desde cachorro, ha tenido más tiempo para familiarizarse con su lenguaje amoroso. Si siempre le has ofrecido abrazos como muestra de afecto, es algo a lo que está aclimatado desde el primer día. Así que probablemente sea un comportamiento extremadamente normal para ellos y no les haga sentir miedo o incomodidad.

Sin embargo, si tienen una personalidad reservada o han sufrido malos tratos, es posible que se conformen y digan no a los abrazos humanos.

Niños y perros

En el mismo sentido, si tienes un bebé recién nacido, ese bebé se convertirá en un niño pequeño que se convertirá en un niño pequeño loco, como hacen todos en esta etapa. Si tu pequeño corre frenéticamente hacia ellos, gritando feliz y apretando el cuello de tu perro, es posible que no sepan cómo responder.

Por eso es esencial enseñar a los niños a respetar los límites del perro y a prestar atención a su lenguaje corporal. Si observa que su perro parece nervioso con las señales visuales, como echar las orejas hacia atrás, es el momento de detenerlo y explicarle que a su cachorro no le gusta eso.

Permitir que tu hijo continúe con este comportamiento, o repetirlo tú mismo si eres tú, sólo demuestra a tu perro que no respetas sus límites.

Casos de malos tratos

Si tiene un perro rescatado, siempre existe la posibilidad de que haya sido maltratado o abandonado. Si el perro no ha estado acostumbrado a relacionarse con personas o éstas le han tratado muy mal, esto podría ser aún más preocupante. Un perro maltratado puede incluso tomar represalias y actuar con agresividad hacia su dueño por esta acción, por lo demás afectuosa.

LEA TAMBIÉN:
¿Pueden los perros percibir cuando alguien está a punto de morir?

Es imposible que entiendan que no quieres hacerles daño. Simplemente saben que la gente no ha sido muy buena con ellos antes y no se sienten cómodos con lo que está pasando. Por eso, si tienes una mascota maltratada o abandonada, debes dejar que te muestre su afecto y responder de un modo que parezca beneficioso para ambas partes.

Signos de malestar

Creemos firmemente en la fuerza del vínculo humano-animal. Si se limita a observar a su mascota en su estado natural y le muestra afecto en consecuencia, probablemente ni siquiera tendrá que plantearse estas preguntas.

Sin embargo, puedes buscar signos de malestar como:

  • Gruñe
  • Músculos tensos
  • Ojos grandes
  • Oreja aplastada
  • Tratando de mover
  • Pellizcos

Es muy probable que su perro se sienta incómodo con esta interacción, si es que incluso le da un poco de miedo. Pero todos sabemos que algún que otro cachorro se acercará a ti suplicando que lo cojas, lo aprietes y lo quieras. Sólo es cuestión de reconocer las señales de tu perro y responder en consecuencia.

Enseñe a su perro a aceptar abrazos

A los perros les gusta aprender y recoger los frutos del trabajo bien hecho. Si quieres que tu perro se sienta cómodo con todos los actos de afecto humano, debes empezar pronto (desde la infancia) y utilizar el refuerzo positivo (¡golosinas deliciosas!).

Tenga en cuenta y esté dispuesto a aceptar que algunos perros pueden ser demasiado distantes, neuróticos o afectados para tolerar los abrazos, y eso está bien. Respetar los límites de tu perro es primordial si dice que no sin decir que no.

Sin embargo, la mayoría de los perros aceptan mimos a cambio de deliciosos tentempiés cualquier día de la semana.

Establecer salvaguardias

Según el Hospital Infantil de Pittsburgh, el 50% de todos los ataques de perros son a niños. Tenemos que reconocer que hay bastante diferencia entre un adulto humano agredido y un niño. Los niños son mucho más pequeños y se lesionan con mucha menos fuerza. Esto significa que algunos de estos ataques pueden ser mortales.

Es esencial utilizar medidas preventivas para eliminar el riesgo para ambas partes. Para proteger simultáneamente a los niños y a los perros, probablemente lo mejor sea enseñar a tu hijo a no abrazar a tu mascota ni a otros perros extraños hasta que alcance la edad de discernimiento.

LEA TAMBIÉN:
Remedios caseros para eliminar los olores de orina del perro

Los Estados y algunas regiones tienen leyes diferentes en respuesta a las mordeduras de perro, incluida la eutanasia por orden judicial. Es tan fácil de evitar que recomendamos encarecidamente no dejar que tu hijo abrace a los perros. Acariciar al perro está bien, jugar a buscarlo está bien y acurrucarse en el sofá está bien, pero apretarlo puede no ser la mejor opción.

Como adultos, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que sabemos leer el lenguaje corporal de nuestro perro y abrazarlo -o no- en función de él. No obstante, le recomendamos encarecidamente que se abstenga de abrazar a un perro que le resulte extraño y desconocido. Unas caricias en la barbilla y unas palmaditas en la cabeza deberían bastar en esta situación.

Además, cuando tengas invitados, anímales a que se abstengan de abrazar a tu perro, aunque sea el más mono del planeta. Ya sabes lo que dicen: más vale prevenir que curar.

Conclusión

Sabemos que te gusta envolver a tu perro en tus brazos. Estos son los lenguajes del amor naturales de los seres humanos. Y aunque los estudios demuestran que a los perros no les gustan mucho los mimos, te rogamos que uses tu criterio.

Algunos perros exigirán literalmente estos comportamientos a sus humanos, mientras que otros los tolerarán en el mejor de los casos. Si parece que su perro es reacio a recibir este tipo de afecto, por mucho que a usted le gustaría, lo mejor es abstenerse por completo. Hay muchas otras formas de interactuar con tu perro para que sea igual de feliz.

En cualquier caso, acurrucarse es tan anormal para los perros como olisquear culos lo es para los humanos - así que aunque este comportamiento le parezca extraño, su perro generalmente tolerará sus arrumacos. ¡Mantente a salvo!